PEPE ALAMEDA


Madrid-España, 1912-1990

A MANUEL RODRÍGUEZ "MANOLETE"


Estás tan fijo ya, tan alejado,

que la mano del Greco no podría
dar más profundidad, más lejanía
a tu sombra de mártir expoliado.
Te veo ante tu Dios, el toro al lado,
en un ruedo sin límites, sin día,
a ti que eras una Epifanía
y hoy eres un estoque abandonado.
Bajo el hueso amarillo de la frente,
tus ojos ya sin ojos, sin deseo,
radiográfico, místico, ascendente,
fiel a ti mismo, de perfil te veo,
como ya te verás eternamente,
esqueleto inmutable del toreo

DÉCIMA A CONCHITA CITRÓN

Por el ruedo del ensueño
te sueño toda de oro
y todo de negro el toro,
fundidos en un empeño
casi verdad, casi sueño.
Y me pregunto por qué
ni siquiera en sueños sé
cómo juntas, amazona,
la elegancia de Gaona
con la llama de José.

No hay comentarios:

Publicar un comentario