MANUEL MARTINEZ REMIS


Madrid-España, 1911


GEOGRAFÍA DEL VIEJO MADRID


Madrid es en mi vida como una vieja noria

que fue vertiendo sangre en cada cangilón...
Antiguo calendario, que ya va siendo historia
y en sus última fechas me roba el corazón.
Madrid tuvo una hermosa y rara geografía
que está esperando el atlas que describirla sepa.
Barrios de mar y monte, de cumbre, de bahía,
cordilleras de casas con asfaltos de estepa.
Había un Madrid de playa, gracioso y veraniego,
los Altos del Hipódromo entre julio y agosto, 
y un Madrid disfrazado de población manchega
por las Cavas, imperio de la mula y el mosto.
Madrid tuvo una lírica y enorme poesía
que aún espera al poeta que la sepa cantar.
Marcha triunfal de luces al cruzar la Gran Vía,
sueños de río loco para un puerto sin mar.
Había un Madrid de “tascas”, sucias de madrugada
que cruzaba el Viaducto con su capa de bohemia,
y una ciudad tranquila, ortodoxa y callada,
viva entre los Jerónimos y la Real Academia.
Otro Madrid plural, social, confuso y vario, 
Carabanchel, Vallecas... que vuelto del revés
se hacía alegre, vivo, garboso y perdulario
por las calles torcidas del castizo Avapiés.
Era un Madrid distinto, que desde lejos miro,
que me aprisiona el alma con diferentes redes.
Aún suena por las verdes frondas del Buen Retiro
el romance del corro de la Reina Mercedes.
Por los altos del Viso era ciudad-colmena,
rodeada de llanura, cemento de desierto.
Cantaba en los “colmaos” de Echegaray su pena
y era, en Puerta de Atocha, una ciudad de puerto.
Bailes en la Bombilla, agua de Cabestreros, 
cines al aire libre, churros con aguardiente
y el musical desfile de los alabarderos
con mi niñez jugando en la plaza de Oriente.
Aquel primer suspenso con la primera novia,
que el amor con la ciencia siempre anda en desafío,
y el Puente de Toledo, y el Puente de Segovia
despidiendo a los peces de un “aprendiz de río”.
Madrid cambió del todo, se hizo cosmopolita,
almacén de ciudades en la sola ciudad,
continente de acentos, vertical, infinita, 
borracha de sonidos, parca de soledad.
Madrid era un tratante que me prestó la vida
y ninguna moneda por ella le pagué.
Me dio una carne en triunfo y una voz encendida
y un horizonte turbio de espejos de café.
Madrid, quiero pagarte, que deber siempre es triste.
En el trato conmigo tenias que perder.
¿Te acuerdas de la carne triunfal que tú me diste?
¡Mira qué viejo barco te voy a devolver!

(de Compañeros de viaje. Segunda antología poética, Madrid, 1989)

BALANCE

Le debo a la vida todas estas cosas:
las manos sinceras que he desconocido,
el tiempo perdido, las caras borrosas
que me acompañaron y he dado al olvido. 
La vida me debe los amigos muertos, 
las conversaciones bruscamente rotas,
una geografía llena de desiertos
por donde cabalgan todas las derrotas.

Le debo a la vida llevar en la frente
enredado el hilo de mis pensamientos,
el fango que a veces lleva mi torrente
y ese polvo sucio que enturbia mis vientos.

La vida me debe la paz y la pausa,
la soledad pura y el silencio lleno,
el espejo donde reflejar la causa
por la que camino sin brida y sin freno.

Le debo a la vida esta loca andanza,
esta adolescente sed por la aventura.
La vida me debe toda mi esperanza,
todo mi entusiasmo, toda mi ternura....

Le debo a la vida los versos no escritos,
el amor no amado, la fe no sentida.
La vida me debe tantos infinitos
que, para vivirlos, es corta la vida. 

(de Señal en el tiempo, Madrid, 1986)

1 comentario:


  1. MORDÍA EL POLVO





    Mordía el polvo del hambre


    el raspe del aire era mi agua


    charcas hacían ver mi miseria


    al reflejar, ese don de nadie.





    Aún el hambre en mi deambula


    al ver otros más perdidos


    me salve de las drogas, el opio


    maldito al consumir vidas sanas.





    Mi casa fue la calle mi caricia un látigo


    la rebeldía hedía a carne putrefacta


    eran los besos de heridas llagas


    al castigar el niño, sin ser Jesús Cristo.





    Lloró a veces ver como era entonces


    una mochila de lágrimas sin precio


    si esas lagrimas tuviera fino aprecio


    me sobraría en no ser desobediencia.





    Bendito Dios cuando se le mira a los ojos


    la intención la hace muralla y fortaleza


    es lluvia peregrina cuando en uno edifica


    esa espiral sobria al aceptar el cambio.





    Se necesita ser ángel de febril guerrero


    la sabiduría puesta en notas de musas


    de salir de las retorcidas horas inciertas


    consagrando en oración nuevos preceptos.





    Quién sale de los suburbios en luz


    irradia los senderos del ser supremo


    se necesita férrea voluntad de hierro


    estar en gracias siempre en gratitud.





    Quien domina el vicio y al demonio


    a fe de carbonero vibra en esperanzas


    no suelta la mano de quien soltó cadenas


    el hombre es de constantes desafíos.





    Soy fiel testimonio de mi verdad insepulta


    Dios me concedió el honor de un don


    rendirme en hinojos por ser escritor


    una tarea ardua de luz y clarividencia.





    Ya es hora de ganarle al cronos, al tiempo


    de tener el arco, la flecha y saber apuntar


    al léxico del derramado oro en palabras


    dar el salto más largo, en desnudar secretos.





    LEO FRANK PARK


    LUIS FRANCISCO PARDO HUERTAS

    ResponderEliminar