INNOKIENTI ANNIENSKI


Omsk- Rusia, 1855 - San Petersburgo, 1909


IMPRESIÓN

Una de esas tardes azules y suaves...
Los tallos punzantes y la seda tierna del sendero,
y la frescura temprana sobre el terciopelo de las alfombras,
y las primeras gotas de rocío nocturno sobre el cabello.

Ni pensamientos en la cabeza, ni palabras de los labios mudos,
pero el corazón ama a todos, sin excepción, a todos en el mundo,
y es tan dulce vagar en el crepúsculo azul,
y la noche me llama, como una mujer, hacia el abrazo.

ICH GROLLE NICHT

He perdonado todo: las fuerzas
se me fueron perdonando.
Ya no eres mía, doliendo he perdonado.
Esta luz de diamante, es para otros,
en tu alma no hay ni un punto claro.

¡No contradigas! Yo estuve con vos en el sueño;
allí la noche crecía en la profundidad cordial,
y la serpiente deseosa contra el corazón se apretaba ...
Sufrís... Ya sé... Lo vi…

No hay comentarios:

Publicar un comentario