GREGORIO MARTINEZ SIERRA



Madrid-España; 1881- 1947



CANCIÓN DEL AMOR DOLIDO

¡Ay!
Yo no sé qué siento,
ni sé qué me pasa
cuando éste mardito
gitano me farta.
¡Ay!
Candela qué ardes…
más arde el infierno
que toíta mi sangre
abrasá de celos!
¡Ay!
Cuando el río suena
¿qué querrá decir?
Por querer a otra
se orvía de mí!
¡Ay!
Cuando el fuego abrasa…
Cuando el río suena…
Si el agua no mata el fuego,
a mí el penar me condena,
a mí el querer me envenena,
a mí me matan las penas.

ROMANCE DEL PESCADOR

Por un camino iba yo
buscando la dicha mía;
lo que mis sacais miraron
mi corasón no lo orvía.
Por la verea iba yo.
A cuantos le conocían
- ¿le habéis visto? - preguntaba,
y nadie me respondía.
Por el camino iba yo
y mi amor no parecía.
Er yanto der corasón
por er rostro me caía.
La verea se estrechaba
y er día se iba acabando.
A la oriyita der río
estaba un hombre pescando.
Mientras las aguas corrían
iba er pescador cantando!
¡No quiero apresar
los pececillos del río;
quiero hallar un corasón
que se me ha perdío!
Pescador que estás pescando,
si has perdido un corasón,
a mi me lo están robando
a traición.
Er agua se levantó
al oír hablar
de penas de amantes
y dijo con ronca voz:
¡Pescador y caminante,
si sufrís los dos,
en er monte hay una cueva,
en la cueva hay una bruja
que sabe hechisos de amor!
Idla a buscar
que eya remedio os dará!
Esto dijo er río,
esto habrá que haser...
¡A la cueva de la bruja tengo que acudir!
¡si eya no me da er remedio
me quiero morir!

De El amor brujo (libreto)
Introducción y escena

(La acción tiene lugar en Cádiz. Es de noche. Los gitanos tiran los naipes para descubrir la suerte en el amor. Candela, triste por amor, canta)

LA CANCIÓN DE LAS GOTAS

¿Sabéis qué dicen las gotas de agua al resbalar pausadamente entre las cortaduras del granito en guirnaldas de lágrimas?
Cantan y dicen:
«Somos pequeñas, nada valemos, no realizamos gigantesco esfuerzo ni titánica labor, pero cayendo una tras otra durante días y años. y siglos, llegaremos a destrozar la roca.¡Somos la Constancia !».
¿Sabéis qué dicen las gotas de agua agitándose en el seno de hirviente caldera, al chocar contra las paredes de su cárcel metálica?
Cantan y dicen:
«Somos pequeñas... pero animadas por extraña fiebre que nos impulsa, suprimimos para el hombre el tiempo y la distancia; con nuestra ayuda perforará los montes, con nuestro esfuerzo salvará los abismos, con nuestro auxilio se deslizará sobre las aguas como ligera brisa...,¡y prestaremos alas a su cuerpo, y potencia invencible a su trabajo, y luz a sus tinieblas .. ¡Somos la Fuerza!»
¿Sabéis qué dicen las gotas de agua al deslizarse tembladeras, en olas de ternura de dolor o de angustia, por las mejillas de la humanidad que siente? ...
Estas no cantan: callan; pero dicen con su mudo lenguaje, con su elocuente e íncomprendido silencio ...
¡Somos el Alma!


No hay comentarios:

Publicar un comentario