ANDRÉ SCHMITZ


Erneuville- Bélgica, 1929




ESPERA



Las pruebas son nulas

Los signos frágiles.


No se puede aún afirmar
Que nacerá el día
Que el horizonte abrirá sus labios al sol
No se puede decir nada

Se enmudece se retiene el aliento
Se deja el rocío tocar los párpados
Se deja al pájaro decir lo que quiere

Se espera
Se ve a lo incierto temblar
Entre la ceniza y la cal
Le duele a uno el deseo

De Chirrido de alas

ELLA VINO

Él despejó el viento de sus hombros,
apartó de sus caderas
la nieve del viaje.

Le pidió que osara contarle.

Ella habló con audacia
de un jardín desierto
de tres o cuatro abedules traicionados
de un pacto con los lobos.
Él le ofreció la primera lámpara
de la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario