AGUSTÍN ASPIAZÚ

Irupana, La Paz- Bolivia, 1826 La Paz, 1897


UN DÍA GRANDE


Un día grande, ¡grande aurora! irguióse la montana.
El mundo americano febril se conmovió;
ciño a su casta frente la virgen su corona
y el grito sacrosanto de Independencia dio.

"Venid hasta mi valle -clamo con voz potente-
venid, pueblos hermanos, la marcha apresurad;
el hijo se emancipa y se hace independiente:
el dios de las batallas nos dé la libertad.

El ave hace otro nido apenas tiende el vuelo;
el pez pasa del río al insondable mar;
la tenue flor arrastra su polen en el suelo,
allí, donde los vientos la quieren arrastrar.

"Alzad, americanos, las frentes humilladas;
la luz del cristianismo también nos alumbró;
las glorias de Castilla no pueden ser manchadas,
por una servidumbre que Cristo rechazó.

"Acaben las tinieblas, dé fin la noche opaca
y luzca ya la aurora del Bien la Humanidad;
venid a las orillas del ancho Titicaca;
y ésta, será la cuna de nuestra libertad".

Los ecos de los Andes la voz multiplicaron
de la matrona augusta; la tierra retembló;
los nietos de los Incas las armas empuñaron
y el dios de las batallas su libertad les dio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario