RUBÉN BAREIRO SAGUIER

Villeta-Paraguay, 1930

NECROLOGÍA

Acabo de leerlo.

Alejandra Pizarnick

terminó de suicidarse en Buenos Aires.


Cuando la conocí,
hace tiempo en París,
ya había iniciado
la larga travesía
entre un río de ausencia
y una pieza de niebla,
donde su sed le aguardaba.

Había en su mirada
la firme, la dulce decisión
de llegar al obstinado puerto.

aquí,
a mitad de derrota
de sus navegaciones,
la comprendo aún mejor.

PESADILLA

Como el perro de pavlov,
cuando suena la noche
recomienzo con mi rumiar
de sueños

Viscosas larvas,
cucarachas de miedo
rodean mi cadáver
cuando el día devuelve la mañana

Esas mañanas que no tienen aurora.

EVIDENCIA

Y de golpe comprendo
que mi patria,
la antigua tierra abierta
de los dueños del viento,
se ha vuelto este pedazo de sombra
entre cuatro paredes
y una reja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario