MONCHO AZUAGA


Asunción-Paraguay, 1952


ARTE POÉTICA


Que ya no escriba.

Que ya no hable, me pidieron.

Que calle.

Que todo es inútil, me dijeron.

Que no vale la pena tanto esfuerzo.

Sin embargo,
afuera, en la calle,
voces anónimas, sombras, casi sombras
reclamaban el viento, la lluvia azul,
el cielo.

(De: Bajo los vientos del sur, 1986)


CIUDAD SITIADA

Detenida la ciudad,
endurecidos los zaguanes,
las alcobas y las calles
es de piedra el aire.

Mera roca,
basalto, granito,
molestia de carne y miedo,
la vida.

Y el amor, paloma imposible
aplastada contar el cielo.

Muda sombra la noche.
Lágrima seca el alma.
Descompuesta la palabra,
hedionda la lengua,
secuestraron al alba.

Alambradas y muros,
hierros, órdenes, decretos,
Silencio, duro silencio.
La ciudad en calma.
La paz.

… y al sol tendidas las iguanas. 


EDICTO

Quieta la noche,
dormida en su sombra
de tanto silencio
sueña una luna sin cielo
goce de estar juntos
y es blanco el camino,
de cenizas el pueblo,
los árboles, el viento.

(De: Ciudad sitiada, 1989)

No hay comentarios:

Publicar un comentario