MERCEDES SAORI


De Madrid, España


LUZ DE TARDE


Eres la luz solar cuando se acaba.

Si te pierdo del todo, cae lo oscuro.

Lejos estás. Como la luz que apuro,
Como la hermosa tarde que se agrava.

Lejos estás. Ya nada donde estaba.
Como el día, perdido e inseguro.
Pero como ese hermoso rayo puro
Que el pecho de la tarde aún besa y clava

Me clavas y me besas desde lejos,
Revives cada día en mis espejos,
Hombre que pasa hacia su noche, herido,

Y sé que si me salvo es por la lumbre
Que aún dejas, sol poniente, en esa cumbre
De tanto amor, de tanto amor vivido.

(De Así en la tierra....)

SE QUE NO VA DURAR

Sé que no va a durar este tesoro
De agua entre los mimbres de mi cesta,
Sé también que no es oro
Todo lo que con brillo al sol contesta.

Sé que a mi vida sólo le hacen coro
Sueños que vienen a la fiesta,
Que el corazón ahora sonoro
Mañana mudo no hallará respuesta.

Pero es el agua tan serena,
El brillo es tan encendido,
La canción tan hermosa suena,
El sueño es mundo tan querido

Que vale al fin toda la pena
Aunque esté al fin todo perdido.

(De Así en la tierra...)

SI APRETASE LAS MANOS

No quiero apretar las manos
Para no estrujar cenizas. Carmen Conde

Si apretase las manos fuertemente
Sólo oscura ceniza estrujaría,
De antiguos fuegos sólo huella fría
Un rostro gris y frágil solamente.

Si apretase las manos. Y si diente
Con diente fuese dando, mordería
La tierra en que se fue volviendo día
A día aquella fruta adolescente.

Si apretase las manos. Si mordiera.
Ceniza y tierra sólo, paso a paso,
Dejaran fruto antiguo, ascua lejana.

Breve y huidiza fue la primavera.
Mas no aprieto las manos por si acaso,
Ni los dientes, por si hay aún mañana

(De Así en la tierra...)

DOS SERES

Este que pasa oscuro y silencioso
con trabajo y fatiga
a hombros, el hombre es, pero ¿os dais cuenta
de que tiene la llave de la vida?

Este que pasa como luz sin brillo,
como plata cubierta de ceniza
y dolor, la mujer es, pero ¿os dais cuenta
de que tiene la llave de la vida?

Sólo dos seres hay aún más hermosos
que el sol, que el mar, que la montaña erguida:
son la mujer y el hombre porque tienen
la llave de la vida.

(Oh, más hermosos, sí, pero más tristes
porque saben que tienen la llave de la vida)




Antología de Poesía Amorosa Contemporánea 
Recopilación de Carmen Conde 
Editorial Bruguera, Barcelona, 1969

No hay comentarios:

Publicar un comentario