MANUEL MANTERO





Sevilla-España, 1930-1947

LOS MESES (VIII)

¡Libre noche de agosto! Rota

La servidumbre a tanta muerte,

Yo iba a vivir donde se vierte

Sal incólume en cada gota

De tu sexo.
La noche, el tren
Que prolongaba mi alegría
Entre los pinos, la bahía
Doblando en astro su vaivén...

Sobre las olas sin pudores
Un cementerio de costumbres,
Huesos que no pueden nadar,

Y augurios de salobres flores
Adelantando servidumbres
Del hombre al sexo, al hondo mar.

SMARA


(De O, a C.)


Muy poco falta para verte. Corre
El tiempo, y lo que antes parecía
Horizonte cargado de tormenta,
De retorno dudoso, se ha aclarado
En evidencia de regreso. El tiempo
Es piadoso, ligero pasa, aunque
Pasará más ligero todavía
Cuando yo esté a tu lado y quiera en vano
Encerrarlo en mi dicha, detenerlo.

Digo adiós al desierto, a este Sahara
Que me oyó suspirar día tras día
Por la vuelta: la olía como un perro.
Soñaba con la patria, y la memoria
Era dolor de España, piel de España,
Vientre tuyo injertado en luz de España,
Llanto que a solas me acercaba a España.
Una canción, una noticia que
La radio me trajera de mi tierra,
Hacía que los límites del mundo
Fueran los deseados de mi patria,
Que, muda y desde lejos, me dolía
Más que la muerte de un amigo antiguo.
Tus cartas me traían con tu entrega
Visos de patria, espumas de tu cuerpo.

Y ya regreso. Todo acaba –dicen-
nada es eterno. Pero ahora miro
estas arenas diarias que me hicieron
poner en ellas mis recuerdos sin
nada que los borrara, sin anécdotas,
y al irme siento que he dejado aquí
mi seda y mi ansiedad, los manantiales
de mi apetencia de infinito. Sé
que tú y yo nos veremos pronto: cada
beso será frustrada imagen, nueva
melancolía más pura de mi vida, porque nunca
quise tanto, y en lo alto del firmamento.

Antología de Poesía Amorosa Contemporánea 
Recopilación de Carmen Conde 
Editorial Bruguera, Barcelona, 1969

No hay comentarios:

Publicar un comentario