JOSÉ LUIS TEJADA PELUFFO



Puerto de Santa María-España,1927-Cádiz, 1988



IMPRECACIÓN

Vergüenza te debió quemar la cara

Hacerme el tanto daño que me has hecho

Yelo se te debió cuajar el pecho

Y un bieldo al corazón que te ensartara

¡Tenerme seco a menos de una vara
De tu abundoso chorro satisfecho
Y dejarme rumiar la del despecho
Ceniceña pastura que acibara!

Tuviera yo la mano que no tengo
Para ceñir mi cinto a tu cintura
E hiciérate llorar, que no te hago.

Que todo esto me pasa porque vengo
Con el halago de ti de mi ternura
Y eres fiera para mucho halago.

LEYENDO UNAS CARTAS VIEJAS

El corazón aquí y aquí se estuvo...
Y aquí también... Y aquí. ¡Qué hartón de vida
Tirada por los bordes desta herida
En qué otro corazón que me sostuvo!

Recuerdo, arriba, entro, me entro, subo,
Leyendo, yendo en letra conocida
Por un ayer que se me desolvida
Hiriendo al desandar cuanto se anduvo.

Aquí se tuvo el querezón y pace,
Cordial, cárdeno eral de sangre y yace
Sobre, bajo este trebolar, defunto.

Una carta el vivir nunca acabada,
Entinta, veniazul, desaforada...
Y llega y firma Dios y pone punto.

PASION ASUNTA

Asumiste mis túrdigas de ganas,
Estas agrias piltrafas del deseo
Y con ellas erguiste un mausoleo
Donde dar tierra a tantas y tan vanas

Protuberancias de vapor. Lejanas
Se apagan las hebras del zureo
Y en su vez nieves músicas de Alfeo
Paliaron la adustez de mis besanas.

Albañila de mí, remendadora
De cuánti siete del amor, de cuánto
Zancajo de penuria y carestía.

A saco entraste por mi azar y ahora
Soy tan cosa de ti, me has hecho tanto
Que ni es decente que te llame mía

Antología de Poesía Amorosa Contemporánea 
Recopilación de Carmen Conde 
Editorial Bruguera, Barcelona, 1969

No hay comentarios:

Publicar un comentario