HUMBERTO ARENAL

La Habana-Cuba, 1926


DESPEDIDA


Adiós dulce reina

abriga mi orfandad

desde tu vasto silencio
madre triste y serena
despídenos con tu sonrisa abrigadora
estarás hoy y mañana
guardiana fiel de mis mejores horas
pagaré por siempre tu ausencia
adiós adiós espérame
en una tarde de sol
junto a la ceiba ancha
que presidía el ancho patio
en que empinaste mi infancia.
Llegó el largo minuto
que tanto temías
duerme descansa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario