ANGELE VANNIER


Saint-Servan (hoy Saint-Malo, en Illle-et-Vilaine) Francia, 1917-1980 



YO HE NACIDO DEL MAR


Yo he nacido del mar y no lo sabía

Demasiadas adormideras habían maculado mis pies desnudos

Las noches donde las orillas me llaman en la ronda
Para pasar el anillo de mi mano a sus manos
Anillo de bosques bellos anillo de viejos jardines.

Yo he nacido del mar y no lo sabía
Demasiados robles habían aprehendido a mi cuerpo desnudo
Esta alta caricia donde la corteza conoce
La manera de arrancar a las jóvenes hijas rubias
De las gotas de felicidad de cualquier santa herida.

Yo he nacido del mar y no lo sabía
Demasiadas bestias habían partido mi corazón desnudo
En los altos oquedales habitados por la luna
Demasiados jabalíes fuertes para sorber la oronja
Demasiadas ciervas mis hermanas asustadas por sus sueños
Demasiados martín pescadores hinchados de húmedos cantos
Liberados por sus picos con besos demasiado sabios.

Yo he nacido del mar y no lo sabía
Pero el hombre del brazo marino me habla de espuma
Y el humus de los bosques fue la arena de las dunas
Y las orillas dejan sus rebaños de borregos
Al primer lobo venido protegido de los peces
La nariz de jabalí hurga el fuco
La cierva domestica cada mar de fondo
Y los deseos de los toneles cantaron un navío
Que los pájaros pescadores cubrieron sin decir nada
De sus alas tensas a los cielos desconocidos.

Yo he nacido del mar y no lo he reconocido
Más que en los brazos de mi amor y no lo olvidaré más.

(De El árbol de fuego).

No hay comentarios:

Publicar un comentario