VICENTA MATURANA


Cádiz-España, 1793 - 1859



MI TEMOR ÚNICO


No me hace estremecer el silbo fiero
del terrible huracán, cuando agitado
forma montañas en el mar salado,
llenando de pavor al marinero;

ni el trueno que retumba, ni el ligero

rayo, de oscura nube disparado,
ni el torrente que arrastra mi ganado,
ni ver entre humo y llamas el granero:


Con pecho firme, con serena frente

miraré el universo conmovido,
sin que el corazón mio se amedrente;


mas este corazón tan atrevido

tiembla, palpita, mil temores siente
si sueña de tu amor helado olvido


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada