LUIS BAYÓN HERRERA


Bilbao, España, 1889-1956


UN TROPEZÓN
Tango 1927


¡Por favor, lárgueme agente!
No me haga pasar vergüenza.
Yo soy un hombre decente,
se lo puedo garantir.
He tenido un mal momento
al toparme a esa malvada,
mas no pienso hacerle nada,
¡Para qué! Ya se ha muerto para mí.



Un tropezón
cualquiera da en la vida,
y el corazón
aprende así a vivir.



D'entre su barro la saqué un día
y con amor la quise hasta mi altar.
Pero bien dicen que la cabra al monte tira
y una vez más razón tuvo el refrán.
Fui un gran otario para esos vivos,
pobres donjuanes de cabaret,
fui un gran otario porque la quise
como ellos nunca podrán querer.



Lléveme nomás agente,
es mejor que no me largue.
No quiera Dios que me amargue
recordando su traición.
Y olvidándome de todo
a mi corazón me entregue
y al volverla a ver me ciegue,
y ahí nomás...
¡Lléveme, será mejor!



VOLVÉ
Tango



Desde que te fuiste
del cotorro ando tan triste, si supieras
que no tengo para nada voluntad
todo lo veo empañado
de tanto como he llorado.
Ya no hay en mi pecho
para el daño que me has hecho, te lo juro
ni un chiquito de rencor... ten caridad.
Cada vez te quiero más
y yo sin tus caricias
de vivir no soy capaz.



Volvé, mirá, volvé
engáñame nomás
no te molestaré
con celos jamás.
Vos serás como vos quieras
para todas las mujeres
y yo no pensaré
si me engañás o no
pero a mi lao volvé,
volvéme a mentir
o me matarás
que de vivir
sin vos no soy capaz.



No hay un desalmado
que merezca ser odiado y olvidado
como vos merecerías... bien lo sé...
Pero yo no sabré odiarte
porque nací para amarte.
Sé que soy cobarde
mas no puedo ni deseo hacer alarde
de un orgullo que no siento... y para qué.
Sé que ya no me querés
que ya vivís con otra...
pero así y todo volvé.


No hay comentarios:

Publicar un comentario