ISAAC DEL VANDO VILLAR


Albaida de Aljarafe (Sevilla) España, 1890 -La Habana-Cuba, 1907


NATURALEZA MUERTA


Lienzo colmado de frutos maduros.
Estiva y esplendorosa moldura.
Jardineros sibaritas y sanguinarios
Han roto los cordones umbilicales.
Novilunio, cuerno de la abundancia
Sandías, mujeres sangrantes.
Uvas-perlas-inglesas,
Las magnolias se nos ofrecen como modelos.
Las palmeras se han prendido las cubanas de oro.
Mi corazón kaki y mis ojos ciruelas
En la bandeja de mis manos.
Metamorfosis del gusano de seda.
¡Yo tambièn soy naturaleza muerta!

COLUMPIOS

A Luis Mosquera, palatino del verbo

La niña alargaba sus pies 
Para tocar con ellos las estrellas,
Pero su cabecita se encogìa
Para no tropezar con el Arco iris.

¡Hay un momento en que la niña
Se ha detenido en el espacio
Para besar a Venus!

¿Qué mano misteriosa bambolea
Los columpios colgantes de los niños?

Allá lejos la tarde,
Se está vistiendo de etiqueta, 
Para el gran cotillón de la noche.

EL VIENTO EN ALBAIDA DE ALJARAFE

A Federico García Lorca

El viento como un ave
Ha levantado el vuelo.

Al son de su pandero,
En la era danzarán
Las yeguas, el trillo y el zagal.

El Céfiro del sur aventará,
Al sonar la campana de queda,
Las casas de Albaida de Aljarafe,
Como si fuesen del papel de seda.

En el pozo, blanco y dulce, como una bizcotela,
Una moza muy guapa tiene un cántaro de barro
Como un niño dormido en su cadera.

El aire, como un perro, le acaricia la falda.

Quisiera ser como el aire,
Para besarla en la frente,
Sin que lo supiera nadie.

¡En esta tarde tan suave,
Quisiera ser como el aire
De Albaida de Aljarafe!

No hay comentarios:

Publicar un comentario