XAVIER GRALL



Landivisiau-Francia, 1930-Quimper (Finisterre), 1981





LOS MARINEROS
a Denise, a Gaby


Los viejos de mi casa tienen islas en los ojos
Sus manos agrietadas por las cacerías marinas
Y las venas reventadas de sus pupilas azules
Llevan los sueños las endebles brigantinas 1
Los viejos de mi casa están vencidos los arrecifes de Irlanda
Retirados, agotadores los bajíos al naciente de las chozas
Sus dientes mascullando los refranes de María Galante
Ellos miran de reojo el horizonte blanco de las provisiones de víveres de altura
Los viejos de mi casa son hijos de provocadores de naufragios
Sus cráneos pensativos ruedan los tesoros inauditos
De los veleros destrozados en los fucos rabiosos
Y brillan sus miradas como luises 2
Los viejos de mi casa no esperan nada de la vida
Ellos han despilfarrado los años, el arpón y la nasa
Comido la cotriade 3 y bebido a sorbitos el aguardiente
La muerte puede cogerles, negra como el pinasse 4
Los viejos no se mueven sobre el bajío fatigado
Observan el puerto, el jardín, las hortensias
Ellos dicen simplemente a las Jeannie, a las María
“Adiós, bellas, esto es el zafarrancho”
Y las mujeres de los marineros cierran sus postigos



(De Sone de las lluvias y las tumbas).

1. Vela trapezoidal ajustada al palo de mesana.
2. Moneda de oro francesa con un peso de 6,70 gramos, con la efigie de Luis XII y sus sucesores.
3. Sopa bretona hecha a base de pescado, papas y cebollas.


4. Cola hecha con hollín de pino.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario