LOUIS GUILLAUME

París-Francia, 1907-1971

GRITOS DE ARENA


a Max Alhau


El día hiere al mar que se encabrita y gime
Y el silencio obscuro que tiembla en ti mismo
Mas la resaca estalla al reproche del viento
Mientras que ninguno entiende los gritos de tu pecho.
Sólo una ola duerme en el subsuelo del abismo
Que sueña con apaciguar para siempre la tempestad.
¿Qué será el escuchar, esta hermana del olvido,
Y lea su canción dedicada a la espuma?
¿Y cuál loco intentará domesticar esos oleajes,
Todas esas palabras de luz encadenadas en la sangre,
Si no ése que vela al corazón de tu sueño
Y que cierra los ojos para balizar la noche?



(De Fortuna de viento).

No hay comentarios:

Publicar un comentario