DEZSO KOSZTOLANYI



Szabadka (Subotica) Hungría, 1885–1936


LA CANCIÓN DE KORNEL ESTÍ

Has de ser la envoltura
del sabio placer, de la fruta,
la fascinante piel, el verdor
del árbol, de la mar el rumor:
la imagen de lo profundo.
(...)
Negocia con locos caprichos
charla con mortales peligros,
y ríete del que se esmera en buscar
lo profundo.

¿Qué trae el buzo
qué emerge de lo profundo?
En la mano, triste barro,
lo único que brinda aquel mundo.
Nada disfruta de la magia
de los destellos del agua,
abajo gime, trastabilla encadenado,
le pesan los guantes,
los grandes ojos de vidrio
contemplan serios y fríos
(...)
Has de ser vacío y liviano,
liviano y siempre juguetón,
vidente, pero visible de lejos,
con la seda de un centenar de palabras
ardientes, como la bandera,
o la pompa de jabón, arriba
entre los vientos, en el cielo,
y vivir mientras lo haga el alma,
la belleza o los caprichos,
porque yo también-lo juro por Dios-
solo viviré hasta entonces.

Ve a flotar sobre lo profundo
envuelto en colores sutiles:
se como la nada, tú
el todo.

FOR GYULA KRÚDY

In Rome one night I saw you 
rising with awesome power 
arc-lights and laurel leaves, triumphal 
arches shade projected you up, 
silver-templed, prodigal, ecstasy’s lord nabob 
dreamy sobbing drunk cimbalom player 
wine-soaked at tear-stained old weddings, 
once-and-forever ancient dweller-in-songlines, 
your father’s wedding, and son’s, 
grandfather’s wedding, and grandson’s, 
mu-sick for us your age-old sorrows, 
go wild , go tender, give-it-all-you’ve-got, 
wine-stained face and tear-soaked face, 
cigar-ash face watching the free-for-all, 
Magyar fare-wailer, brotherly Magyar thou, 
as-the-world-burns, the last, and foremost of 
Gypsies. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario