CHARLES AZNAVOUR


París- Francia, 1924


LA BOHEMIA


Les hablo de un tiempo
que los de menos de veinte años
no pueden conocer,
Montmartre por aquel tiempo
colgaba sus lilas
bajo nuestras ventanas
y era una humilde protección
que nos servía de nido,
que no se pagaba con nada,
es allí dónde la conocí,
yo me quejaba de hambre
y tú posabas desnuda.

La bohemia, la bohemia,
esto quería decir: somos felices,
la bohemia, la bohemia
comíamos sólo cada dos días.

En los cafés vecinos
éramos algunos
los que esperábamos la gloria
y aunque desvalidos
con el vientre hueco
no dejábamos de creer en eso,
y cuando en algún bar
por una buena comida caliente
nos compraban un lienzo,
recitábamos versos
agrupados alrededor de la estufa
olvidando el invierno.

La bohemia, la bohemia,
esto quería decir: eres hermosa
la bohemia, la bohemia,
y nosotros eramos todos genios.

A menudo pasaba
delante de mi caballete,
pasaba noches en blanco
retocando el dibujo,
la línea de un pecho,
la curva de una cadera
y sólo por la mañana
nos sentábamos por fin
delante de un café con crema
agotados pero encantados,
hacía falta querer
y amar la vida.

La bohemia, la bohemia,
esto quería decir: tenemos veinte años
la bohemia, la bohemia,
vivíamos del aire del tiempo.

Cuando al azar algún día
me voy a dar un paseo
a mi antigua dirección
no reconozco nada,
ni las paredes ni las calles
que vieron mi juventud,
en lo alto de una escalera
busco el taller (estudio)
del que ya nada perdura
en su nuevo decorado
Montmartre parece triste
y las lilas están muertas.

La bohemia, la bohemia,
éramos jóvenes, éramos locos.
la bohemia, la bohemia
esto no quiere decir nada más.

MORIR DE AMOR

Un mundo cruel me ha condenado 
sin compasión me ha sentenciado 
en cambio no siento temor 
morir de amor 

Mientras se juzga mi vida 
no veo más que una salida 
en contra de mi corazón 
morir de amor. 

Morir de amor es morir solo en la oscuridad 
cara a cara con la soledad 
sin poder implorar, clemencia ni piedad 

Tu eres la Luz y en mi anocheces 
por esto mi amor se ofrece 
mi vida no tiene valor 
morir de amor 

Si nuestro amor es invencible 
y ante los hombres, imposible 
no tengo otra solución 
morir de amor 

Con frente alta y firmes pasos 
he de vencer este fracaso 
y simulando mi dolor 
morir de amor 

Morir de amor como si fuera mi enfermedad 
con la vida tener que pagar 
si se da el corazón, por qué se ha de pecar 

Adiós al mundo y sus problemas 
adiós a aquel que me condena 
que queden todos con su error Morir de amor 

Morir de amor, morir de amor

VENECIA SIN TI

Que profunda emoción 
recordar el ayer 
cuando todo en Venecia me hablaba de amor 
ante mi soledad 
en el atardecer 
tu lejano recuerdo me viene a buscar 
que callada quietud 
que tristeza sin fin 
que distinta Venecia si me faltas tu 
una góndola va 
cobijando un amor 
el que yo te entregué dime tu donde está. 
que tristeza hay en ti 
no pareces igual 
eres otra Venecia más fría y más gris 
el sereno canal 
de romántica luz 
ya no tiene el encanto que hacia soñar. 
Como sufro al pensar que en Venecia murió 
el amor que jurabas eterno guardar 
solo queda el adiós 
que no puedo olvidar 
hoy Venecia sin ti 
que triste y sola está

No hay comentarios:

Publicar un comentario