ZALMAN SCHNEUR


De Israel
Liozna (Rusia Blanca (hoy Bielorrusia), 1887-1959

AÚN ENTONCES...

Aún entonces, en mi postrer momento,
cuando deje ya de circular la sangre por mis venas,
y no puedas llorar, me observarás asustada,
llena de pánico, pero sin sentimiento.

No captarás mi muerte, como no lograste comprender mi corazón 
que se ilusionaba en los sueños, cuando tu besabas mi frente.
No, no entenderás mi muerte, tú, que creías
que mi vida se prolongaría como una llama sin fin.

Lloras por esa flor cultivada enjaula de oro
que se marchitó por falta de sol y rocío,
lloras por esa ave que cayó de lo alto del nido
siendo aún ciega, débil e indefensa.

Mas, no gimas por esa roca, la eterna roca
que de pronto se estremeció, solitaria y libre,
y temblando se desplomó estrepitosamente,
abriendo un abismo lleno de tinieblas y misterio.

LLAMADO A LA ORACIÓN

En una noche invernal
el simplón del pueblo se inclinó sobre el rabino
muerto, que yacía en un charco de sangre;
le meció la barba desgreñada,
le hizo cosquillas en el talón
y de pronto,
enardecido, comenzó asaltarle encima
y darle de patadas en el vientre y la espalda.

¡Arriba! Rabino borrachín, ven a la plegaria!
El vino le ha amodorrado
en medio de una zanja inmunda,
la cabeza en descubierto, a la intemperie,
entre vómitos y basura.
¿Dónde dejó su solideo? ¿y los zapatos?
¡oh! ¡ay, ojos que esto ven!
Igual que Noé, tumbado boca arriba,
sin vergüenza ni pudor.

¡A rezar! ven, no te escapes ¿No puedes?
– apóyate en mi brazo.
Te llevaré a la sinagoga, te guste o no
y te sentaré sobre excremento humano
entre las columnas rotas del púlpito.
Colgaron un perro muerto
en vez de la lámpara que se balancea.

Aunque tengas el gaznate abierto
leerás en el libro profanado de la Torá
y los lamentos serán oídos por tus hijas violadas 
y por tu nieto, que yace destripado en una fosa 
y por el bedel, también muerto, cuyos oídos 
fueron reventados por los cascos de un corcel.

http://www.poeticas.com.ar/Antologias/Poesia_hebrea_moderna/indice.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario