VARUJAN VASGONIAN


Craiova-Rumania, 1958

LA CUARTA DIMENSIÓN

yo soy un escriba... tengo los dedos apretados
en la pluma
como la garra de aves congeladas
no me preguntes por mí, reina,
mi aliento está más allá de este mundo
como el vapor se levanta suspirando
de los surcos recién removidos
hace mucho que se me ha olvidado hablar
cada palabra escrita mata decenas de otras palabras
desciende y mira por encima de mi hombro
la fina línea con la que coloco en el mundo
la cuarta dimensión
el tizón arañando las paredes de Altamira
el barro liso y caliente como la mejilla de un niño
el papiro donde se mezcla el ala de un dios
tres veces alabado
con la sonrisa del filósofo de Estagira
he escondido el libro de arena pero dejando
que de su polvo surja la buena nueva
he copiado manuscritos he aplastado
la pulpa de la hoja hasta prensarla
y en las paredes de los bulevares he hecho
pintadas
estoy condenado a escribir sobre cosas ajenas
hasta que la tinta extenuada sea reemplazada
por mi sangre
estrechos márgenes tiene el mundo
para que quepamos nosotros,
amada mía,
reina mía
Nefertiti...
 
LA VOZ DEL ÁNGEL EN LA HIERBA

la caída en pecado viene acompañada de signos
el mundo que andas buscando está más allá de los signos
me dijo mi ángel de la guarda
el fluir de la sangre en las venas es lo más silencioso que existe
pero también el silencio es un signo
las manzanas rojas anuncian que la cosecha está próxima
los cascos de los caballos dejan en el suelo mojado por la lluvia
las huellas de su marcha insomne
ojera tras ojera
lo que está más allá de los signos es tan puro
que ninguna llama podría consumirlo
en aquel lugar, mi hermosa señora,
todos los signos se cubren, toda huella desaparece,
tan limpio de pecado es su paso por la hierba...

Todos los poemas pertenecen al libro El ojo velado de la reina, 2001
Traducción de Joaquín Garrigós

No hay comentarios:

Publicar un comentario