IRIS BOMBET FRANCO


Montevideo-Uruguay

DÍAS DE LLUVIA

¡Cuántos días de lluvia!, infunde tristeza,

acongoja el alma, sufre la cabeza.
Para mas tortura de mi sentimiento,
Sólo se oye el ruido del agua y el viento.
Queriendo ahuyentar mi melancolía,
paso leyendo casi todo el día.
¿Por qué estudias tanto? – me dice mi abuela –
tienes vacaciones, no vas a la escuela.
Y yo le respondo con lánguido acento:
Porque así me olvido del agua y del viento.



SEMBRADOR

Fue en la mañana rubia del tiempo y las pasiones:
la tibieza de pluma de tu mano en mi falda,
con un temblor de alas estremeció mis rosas
y en pétalos de asombro floreció la mañana.
El arado de Eros abrió el surco en silencio;
no era poca la siembra que tu mano dejaba.
Sembrador de misterios por caminos azules,
¡cuán pródiga la tierra que te fue señalada!
Con el rocío del alba se confundió mi llanto
y las noches de luna me ofrecieron cu calma;
su cálida tristeza adormeció mis ansias
por el alumbramiento que por siglos tardaba.
Y las luces y sombras se fueron sucediendo
en destinos perdidos sin nombres y sin causas.
Oh destino de dioses, por todos ignorado,
yo lo llevé en mi seno por el tiempo sin pausas.
La simiente latía en un dolor de abismos,
oh insondable misterio el de esa siembra oculta;
páramo y soledad a los ojos del mundo
y potencialidad en la tierra profunda. 
Si es con dolor de humanos
que se llega hasta el éxtasis
yo bendigo el dolor por el dolor sufrido;
el tiempo y las pasiones completaron tu obra,
hoy la espiga ha crecido, se cumplió su destino.
Tómala, molinero, la espiga estremecida
y tórnala en harina para el pan de tus días;
la siembra que fue tuya una mañana rubia,
cabrá toda en el hueco de tus dos manos tibias



LA TERNURA PERDIDA

El trigo de las horas
que muele mi ternura,
en harina de soles
absorberá tu sombra.
Aristas del silencio,
columnas de la noche
levantarán mis voces
por encima del tiempo.
Mis voces de agua fresca
y claridad de estrellas
que moldearán campanas
con tu voz mutilada.
Campanas que estremezcan
su claridad sonora
sobre el puente quebrado de tu voz.
En arco-iris de voces
rescataré las formas
de todas las ternuras
caídas en la sombra
profunda de una estrella.
¡Ah, desandar las horas
de todas las ternuras,
y volver a la luz
las espigas dormidas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario