POETAS NICARAGÜENSES


RUBEN DARÍO - CLARIBEL ALEGRÍA - GIOCONDA BELLI - GUILLERMO GÓMEZ BRENES - ERNESTO CARDENAL - SALOMÓN DE LA SELVA -  CARLOS MARTÍNEZ RIVAS -  JOAQUÍN PASOS - AZARÍAS H. PALLAIS - ANGEL MARTÍNEZ BAIGORRI

CARLOS MARTÍNEZ RIVAS


Puerto de Ocoz, Guatemala, 1924-Managua, Nicaragua, 1998

ARS POÉTICA

¿Que eres reacia al Amor, pues su manía
de eternidad te ahuyenta, y su insistente
voz como un chirriante ruiseñor
te exaspera y quieres solamente
besar lo pasajero en la cambiante
eternidad de lo fugaz?–entonces

¡soy tu hombre! Pues más hospitalario
que el mío un corazón no halló jamás
para posarse el falso amor. Igual
que llegué, parto: solo, y cuando mudo
de cielo mudo también de corazón.

Pero, atiende: no vas a hacer traición
a tu alma infiel. No intentes, si una chispa
del hijo del hombre ves en mis ojos,
descifrarla, ni trates de inquirir mucho
en mi acento y el fondo de mi risa.

Donde quiero destierro y silencio
no traspases la linde. Allí el buitre
blanco del Juicio anida y sólo el
ceño de la vida privada ¡canta!

La insurrección solitaria, 1953

SALOMÓN DE LA SELVA


León, Nicaragua;1893 - París, Francia; 1959

LA LIRA


¿Quién ha visto una lira?
La lira es una palabra.

Era instrumento, pero ahora
es más: es un vocablo.
Las cosas que se vuelven palabras
se magnifican o rebajan.

El lenguaje
tiene la virtud del amor:
exalta o mengua.
Por eso la lira me inquieta.

La lira es cosa muy barata.
¡Quién no tiene lira!
Yo quiero algo diferente.

Algo hecho de este alambre de púas;
algo que no pueda tocar un cualquiera,
que haga sangrar los dedos,
que dé un son como el son que hacen las balas
cuando inspirado el enemigo
quiere romper nuestro alambrado
a fuerza de tiros.

Aunque la gente diga que no es música,
las estrellas en sus danzas acatarán el nuevo ritmo.

El soldado desconocido, 1922.

VERGÜENZA

Este era zapatero,
este hacía barriles,
y aquel servía de mozo
en un hotel de puerto…

Todos han dicho lo que eran
antes de ser soldados;
y yo, ¿yo qué sería
que ya no lo recuerdo?
¿Poeta? No. ¡Decirlo
me daría vergüenza!

El soldado desconocido, 1922.

EPODO II

La poesía es memoria.
Secuencia interminable, perla y perla,
cuenta y cuenta, en collar. Es ola y ola
-oceanus circumvagus-
como el mar enrollado en la cintura de la Tierra.
Pasión en el recuerdo revivida.
Reflejo en un espejo
que el verso enmarca y delimita.
Misterio de Narciso. Sacramento
de la ninfa
Eco.

El sentimiento vibra como cuerda pulsada
y da una nota de pasión, efímera:
Poesía es el recuerdo de esa música:
Música en el recuerdo y el verso eternizada.

Como en la Religión
maduro el hombre vuelve velas atrás, desanda
sus pasos desaviados,
Poesía es un volver entraña adentro y corazón adentro
adonde Dios, la vida, el ser tienen su centro:

…nunc retrorsum
vela dare atque iterare cursus
cogor relictus…

Evocación de Horacio, 1948


ANGEL MARTINEZ BAIGORRI


Navarra-España, 1875-Nicaragua,1971

Y NICARAGUA CANTA EN MI 


Nada canta en nosotros sino lo que amamos. 
Nada acaba de ser en nosotros sino lo que —del 
modo que sea— cantamos. 
Nada llega a hacérsenos canto, si antes —del 
modo que sea— no nos ha amado. 
Todo lo cual quiere decir que, si Nicaragua 
canta en mí, cuando yo la canto, 
Es que ella me amó como yo la amo. 

SENCILLO Y TUYO


No quieras olvidar lo que has vivido 
No quieras recordar lo que olvidaste 
Porque no era vivir lo que no amaste 
Su tumba es el recuerdo de un olvido 

Si todo es tú lo que de ti ha nacido 
Y tú naciste de lo que engendraste 
Ni aspires más a lo que no alcanzaste 
Ni te eches a morir en lo adquirido 

Qué sencillez la de lo tuyo pleno 
Qué claridad tan sin complicaciones 
La de un amor en todo tan sereno 

Por mi pasado breve aspiraciones 
Larga esperanza de un futuro lleno 
Qué sencillez la de lo tuyo bueno.

SACERDOTE

"No es la atracción sagrada del arte,
como un día creí: solo es el modo
secreto de buscarte (A Dios)".

"Tú eres el silencio que se oye
detrás de cada voz,
y esa gran Voz que se oye como ahogada
detrás de tus silencios.
Siempre Dios".

ANGEL

-Sí, podéis creédmelo, aquí está el ángel.
Los que no lo vean, será porque para ellos los ángeles son completamente
invisibles.
Mirad si lo sentís latir, volar, vosotros.
-¿Por qué me parece tan fea la palabra musa? ¡M u u s a! Musa...
Cuanto mejor los dice el pueblo: ángel: -Tiene ángel.
Y cuando entre el murmullo de una reunión se hace un silencio, siempre hay
uno que dice:
-Ha pasado un ángel.
Cada una de estas páginas, líneas, palabras, letras, quiere ser un silencio
reunido de almas en el que yo sentí pasar un ángel.
Se siente el vuelo y no se ven las alas.
¡Qué lástima que la blancura tenga cuerpo!
¡Qué lástima que un ángel no sea ángel solo!
Y que sin fuego no haya luz, luz sola.

http://cplodosa.educacion.navarra.es/web/index.php/angel-martinez-baigorri.html

AZARÍAS H. PALLAIS



León-Nicaragua, 1884 – 1954

AHORA QUE ESTÁS ILUMINADO

Ahora que estás iluminado 
hueles tanto, que nunca las más perfectas rosas 
supieron hasta dónde llega tu buen olor; 
como la Magdalena, tus manos olorosas 
ya tocan los fragantes pies de Nuestro Señor, 
ahora que que estás iluminado. 

Ahora que estás iluminado 
es de cielo tu boca, son de gloria tus labios, 
pues gustan en la mesa del reino. Tontería 
el néctar de los dioses, el vino de los sabios 
y las viandas insulsas de la teosofía, 
ahora que estás iluminado. 

Ahora que estás iluminado 
tocas al Que nos toca divinamente. ¡Manos 
más dichosas las tuyas!, tus manos tocadoras. 
Tocas, estás tocando con tus dedos cercanos, 
a Jesús, el Espejo sin mancha de las horas, 
ahora que estás iluminado.

ENTIERRO DE POBRE

Entierro de pobre, ya sabes, amigo. 
No quiero que vengan los otros conmigo. 

Los otros, aquellos del otro camino, 
los que me dijeron: es agua tu vino. 

Los que sacudieron mi rama florida. 
Para tejer burlas, en charlas subida. 

Entierro de pobre, ya sabes, amigo. 
Sin flores horribles de trapo, contigo, 

y mis cuatro hermanos bellos, silenciosos, 
sin esa etiqueta, sin esos curiosos, 

sin los obligados que dicen: debía 
venir al entierro y en charla vacía, 

prosiguen narrando su gracioso cuento. 
Entierro de pobre. Mi acompañamiento 

será de pocos. La misa temprano, 
de aquel padre Valle, canto gregoriano, 

en iglesia pobre y un solo cantor 
misa verdadera de Nuestro Señor. 

También te suplico, me libres, hermano, 
del insulto magno. Al diario profano, 

que a diario blasfema, dile, que no es cierto, 
que quién le ha contado que me hubiese muerto 

que estoy bueno y sano y así no dirán 
sus majaderías de parrampamplán: 

noble, generoso, digno, caballero, 
ciudadano probo, patriota sincero, 

de firme carácter, hombre superior...: 
y otros disparates del mismo color. 

Acuérdate hermano de todos aquellos 
versos de mis libros, silenciosos, bellos. 

Del "Agua Encantada" de estos mis "Caminos"
que son el consuelo de los peregrinos, 

de "Espumas y Estrellas:, del "Libro Menor"
que a todos encanta por su buen olor. 

Entierro de pobre, ya sabes, amigo. 
No quiero que vengan los otros conmigo.

CAMINOS DESPUÉS DE LA LLUVIA

Desde que era muy niño, saltaba de alegría 
cuando la fresca lluvia de los cielos caía. 

Chorros de los tejados, vuestro rumor tenía 
el divino silencio de la melancolía. 

Los niños con las manos tapaban sus oídos, 
y oyendo con asombro los profundos sonidos 

del corazón, que suena como si fuera el mar, 
sentían un deseo supremo de llorar. 

Y como por la lluvia, todo era interrumpido, 
se bañaban las cosas en un color de olvido. 

Y vagaban las mentes en un ocio divino, 
muy propicio a los cuentos de Simbad el Marino. 

Las lluvias de mi tierra me enseñaron lecciones... 
con Alí Babá, pasan los cuarenta ladrones. 

Y cantaban mis sueños en la noche lluviosa: 
Lámpara de Aladino, lámpara milagrosa! 

Y al caer de la lluvia, la criada más antigua 
desgranaba sus cuentos en una forma ambigua. 

Otro de los milagros que en la lluvia yo canto 
es que, al caer sus linfas, se pone un nuevo manto 

mi ciudad, que al lavarse... yo pienso en una de esas 
austeras e impecables ciudades holandesas: 

una ciudad lavada, sin polvo, nuevecita, 
donde reza el aseo de su plegaria bendita... 

Son todos los caminos como flor de aventura 
para el dulce Quijote de la Triste Figura.

NOTICIAS BUENAS Y MALAS

Noticias buenas y malas. 
Siempre la tragi-comedia. 
Libres. Esclavos. Paz. Balas. 
Modernismo y edad media. 
Y bárbaros, sobre todo. 
La barbarie nunca falta. 

El hombre, fiera, sin modo 
sobre sus víctimas, salta. 
Sus víctimas!, si pudieras 
contarlas! No, no podrías, 
arrojadas, en las eras 
hondas de las tiranías. 

Nerón-Calles. Y tus labios 
manchados por este nombre. 
Homo Sapiens de los sabios, 
homo lupus es el hombre 
sin Jesús. Y punto y coma. 

Lindbergh vuela, vuela, vuela. 
Yanquilandia, mitad Roma 
y mitad Cartago, vela. 
De tanto velar, se enreda. 
Y aunque no se ve camino, 
todos pasan, sólo queda 
indeclinable Sandino. 

Por sus pequeños hermanos 
¡Dios se lo pague! Sandino 
protesta con las dos manos 
alzadas. Será molino 
de viento, como los otros? 
Será juego del interés? 
Y que relinchen los potros? 
Y que hablemos en inglés?


JOAQUÍN PASOS


Granada, Nicaragua 1914 - Managua, 1947

POEMA A PIE


Qué actitud, qué gallarda pose original se puede tomar
ante la proximidad de este poema?
Te lo pregunto a ti, oh hábil diseñadora de nuevas
sonrisas!, la única
que puede ofrecerme en un plan de cinco minutos la más
conveniente arquitectura de mi genio actual

Decían los maestros chinos de la dulce poesía
que el poeta quedaba enfermo y ojeroso después del trance amargo;
pero yo te suplico, bondadosa musilla de ojos ingenuos,
que no hagas que mi miel sea elaborada a costa de mi sangre,
porque mucha sangre se ha desperdiciado últimamente y andan
escasos de leche los pechos de las madres.

Un poema que sale a pie, y como está inédito, yo le digo:
Hasta que te vea te creo,
pretendo primero, sacudirme de encima estas alas de ángel
que me agobian,
a ver si botando toda esa pluma quedo con la ternura
virginal del pollo
o siquiera con algo de ese equilibrio inestable de lo que da risa,
tan lleno de emoción y de lágrimas como el cristal que ya va a caer
y no cae, pero que sabe que ya va a caer.

Poemas de un joven, 1962, póstumo.

TORMENTA 


Nuestro viento furioso grita a través de palmas gigantes 
sordos bramidos bajan del cielo incendiados con lenguas de leopardos 
nuestro viento furioso cae de lo alto. 
El golpe de su cuerpo sacude las raíces de los grandes 
árboles salen del suelo los escarabajos 
las serpientes machos. 
Nuestro viento furioso sigue su camino mojado 
es el jugo oscuro de la tarde que beben los toros salvajes
es el castigador del campo. 
Los hombres oyen en silencio los gemidos del aire 
con el alma quebrada, el cuerpo en alto 
los pies y la cara de barro. 
Las indias jóvenes salen al patio, rompen sus camisas 
ofrecen al viento sus senos desnudos, que él se encarga de 
afilar como volcanes. 

PEQUEÑO CANTO PARA BIEN PARIR 


Como la Virgen del Carmen 
vas a parir, 
en una cama de nardos. 
En medio de la montaña 
vas a parir 
mañana por la mañana. 
Cuando el sol está naciendo 
el cielo está carmesí, 
estás teñida de sangre, 
vas a parir. 
Nardos teñidos de sangre, 
vas a parir, 
sangre teñida de nardos. 
Como la Virgen del Carmen 
vas a parir, 
un muchachito moreno. 
Alrededor de tu cama 
baila todo Nindirí, 
en tu vientre baila el niño 
vas a parir. 
En una cama de nardos 
vas a parir. 
Como la Virgen del Carmen. 

CEMENTERIO 

La tierra aburrida de los hombres que roncan 
es aquella que habitan los pájaros pobres, 
las gallinas que comen las piedras 
las lechuzas que braman de noche. 
Una jaula de arena, una urna de lodo 
es la tierra aburrida de los hombres que roncan. 
Una jícara negra, una seca tinaja, 
un carbón, una mierda, una cáscara. 
En la tierra aburrida de los hombres que roncan 
donde viven los pájaros tristes, los pájaros sordos, 
los cultivos de piedras, los sembrados de escobas. 
Protejan los escarabajos, cuiden los sapos 
el tesoro de estiércol de los pájaros pobres. 
Los pájaros enfermos, los vestidos de sombra, 
los que habitan la tierra de los hombres que roncan. 
Tengo un triste recuerdo de esa tierra sin horas, 
la picada de pájaros, la que se desmorona. 
Con murciélagos me persigue de noche 
su horizonte de barro y su luna de broza. 
En la tierra aburrida de los hombres que roncan 
se hizo piedra mi sueño, y después se hizo polvo.

GRANDE POEMA DEL AMOR FUERTE 


Mi amor está con las alas abiertas sobre el mar. 
--Costas, aguas y espumas. 
Mi amor brilla como las aguas sobre las aguas. 
El mar es redondo. 
El mar es pequeño. 
Mi amor es un alga marina. 
Mi amor es como un pájaro. 
Mi amor es una perla de luz que crece con 
la mañana. 
Quiero sembrar un árbol con esta ilusión que tengo. 
Yo quiero un cielo grande como un patio para dejar 
resbalar mi amor. 
Sobre rieles de viento. 
Mi amor es azul y claro. 
Quiero hacer florecer esta rosa en capullo. 
Que tengo sembrada en el bolsillo. 
Sol, ¡sol!, ¡sol! 
Y agua. 
Mi amor es un muchacho esbelto dentro de una chaqueta. 
Yo lo agarro y lo pongo sobre la mesa como un muñeco 
y él vive con sus ojos inmensos. 
Mi amor es un niño que imita el pito del automóvil. 
Por la calle, yo llevo mi amor como una culebra faldera, 
amarrada del pescuezo por un hilo, 
y ella se abraza a la calle 
y dibuja la silueta del terreno. 
Crece, crece, pompita de jabón. 
Jocote en la punta de una rama madura, 
botella del vidriero, 
chimbomba de hule en la boca de un niño. 
Todo. Porque es esférico completamente 
y se envuelve todo. 
Y porque está cerrado sin juntura. 
Deja que la pelota de mi amor, 
brinque en los peldaños de la escalera 
y caiga en el agua de tu estanque. 
(Mi amor, es fresco y suave como la languidez de tus 
cabellos.) 
Mi amor, mujer, es como tú misma. 
¿Por qué ha estallado esta flor? 
Mi amor está con las alas abiertas sobre el mundo.
Mi amor brilla como el mundo sobre el mundo. 
Mi mundo es redondo. 
¿El mundo es pequeño? 
--Mi amor es un mundo.

ERNESTO CARDENAL


Granada-Nicaragua, 1925


AL PERDERTE


Al perderte yo a ti
tú y yo hemos perdido:
yo porque tú eras
lo que yo más amaba
y tú porque yo era
quien te amaba más.

Pero de nosotros dos
tú pierdes más que yo:
porque yo podré amar
a otras como te amaba a tí
pero a tí no te amarán
como te amaba yo

RUBÉN DARÍO



"El libro es fuerza, es valor, es fuerza, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial del amor."
Rubén Darío
Metapa, hoy Ciudad Darío, Matagalpa- Nicaragua, 1867
León- Id.,1916

LO FATAL 

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque ésa ya no siente,

pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo

ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
¡Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos
y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!...

LO QUE YO TE DARÍA

Un castillo de blancas azucenas
donde una mano leve
coloque entre armonías y rumores
rocío transparente;
un rayo misterioso de la luna
empapada en el éter;
un eco de las arpas que resuenan
y el corazón conmueven;
un beso de un querube en tus mejillas;
algo apacible y leve,
y escrita sobre la hoja de albo lirio,
una rima de Bécquer.

TÚ Y YO

I

Yo vi un ave
que süave
sus cantares
entonó
y voló...

Y a lo lejos,
los reflejos
de la luna en alta cumbre
que, argentando las espumas
bañaba de luz sus plumas
de tisú...
¡y eras tú!

Y vi un alma
que, sin calma,
sus amores
cantaba en tristes rumores;
y su ser
conmover
a las rocas parecía;
miró la azul lejanía...
tendió la vista anhelante,
suspiró, y cantando amante
prosiguió...
¡y era
yo!


GUILLERMO GÓMEZ BRENES


Nicaragua, 1930



 PUENTE

¡Cómo  llegar a tu alma sin un Puente de aéreas alas para tal altura!
Pájaro que llevara sabiamente mis pedazos de fuego a tu alma oscura.
¡Cómo darte mi sangre incandescente
Que es un infierno casi de locura,
Si estrecho no hay, ni paso que alimente
Mis pies desnudos sin arquitectura!
No lloraré jamás tal coyuntura,
Aunque la fuerza de mi sangre aliente
Tristeza grande esa desventura.
Si muriese mi amor tan fácilmente,
Estaría empinado inútilmente
Queriéndome alcanzar en tu estatura

http://mir-es.com/nuevos.php?g=%CD%E8%EA%E0%F0%E0%E3%F3%E0-(Nicaragua)&link=221

CLARIBEL ALEGRÍA

Estelí (Nicaragua), 1924


FLORECEN LOS ALMENDROS


Florecen los almendros
en Mallorca

y no estás para verlos.

De mi balcón anoche

los vi fosforecer.

Te llamé por tu nombre,

conjuré tu fantasma,
te perfilé de pétalos caídos
y una ráfaga de aire
te rasgo.

YO SIN TI

Yo sin ti
pero contigo

llevando a cuestas

tu muerte.

Mi soledad y la tuya

que ya han cerrado

su escape.

http://www.patriagrande.net/el.salvador/claribel.alegria/

GIOCONDA BELLI



Managua- Nicaragua, 1948

ABANDONADOS

Tocamos la noche con las manos
escurriéndonos la oscuridad entre los dedos,

sobándola como la piel de una oveja negra.

Nos hemos abandonado al desamor,
al desgano de vivir colectando horas en el vacío,
en los días que se dejan pasar y se vuelven a repetir,
intrascendentes,
sin huellas, ni sol, ni explosiones radiantes de claridad.

Nos hemos abandonado dolorosamente a la soledad,
sintiendo la necesidad del amor por debajo de las uñas,
el hueco de un sacabocados en el pecho,
el recuerdo y el ruido como dentro de un caracol
que ha vivido ya demasiado en una pecera de ciudad
y apenas si lleva el eco del mar en su laberinto de concha.

¿Cómo volver a recapturar el tiempo?

¿Interponerle el cuerpo fuerte del deseo y la angustia,
hacerlo retroceder acobardado
por nuestra inquebrantable decisión?

Pero... quién sabe si podremos recapturar el momento
que perdimos.

Nadie puede predecir el pasado
cuando ya quizás no somos los mismos,
cuando ya quizás hemos olvidado
el nombre de la calle
donde
alguna vez
pudimos
encontrarnos.