MARÍA CALCAÑO



Maracaibo, 1906-Caracas.Venezuela, 1956


POEMA PARA UNA JOVEN JUDÍA

La lluvia ha abierto la ventana
frente al retrato de ella.

Llueve distinto,
delante del silencio que te pasa por la cara.
Como frente a una casa
donde hubiera una niña
muerta entre espejos.
Como si con los pies desnudos ella viniera,
Y la castigara el polvo de muchos caminos…

También la lluvia trae
la misma voz del agua.
Vejez del agua pintada en el recuerdo.
Tiempo de la ola
¡Inmensidad del mar
a espaldas de la ola!

¡Qué poca cosa es esta casa
cuando miro sus ojos!

¡Ya no llueve!
Pero ella sigue viendo llover.

Debió ser medianoche
cuando partió a la lejanía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario