EDUARDO LIZALDE



Ciudad de México, 1929

PROSA Y POESÍA

La prosa es bella
-dicen los lectores.
La poesía es tediosa:
no hay en ella argumento,
ni sexo, ni aventura,
ni paisajes,
ni drama, ni humorismo,
ni cuadros de la época.
Eso quiere decir que los lectores
tampoco entienden la prosa.

La zorra enferma, 1974.

AMOR

La regla es ésta: 
dar lo absolutamente imprescindible, 
obtener lo más, 
nunca bajar la guardia, 
meter el jab a tiempo, 
no ceder, 
y no pelear en corto, 
no entregarse en ninguna circunstancia 
ni cambiar golpes con la ceja herida; 
jamás decir "te amo", en serio, 
al contrincante. 
Es el mejor camino 
para ser eternamente desgraciado 
y triunfador 
sin riesgos aparentes. 

NO PUEDES, ROSA, COINCIDIR CON TU ROSA

...alle Rosen sind entweder gelb oder
rot...
No puedes, rosa, coincidir con tu rosa.

La rosa es amarilla, o no:
la rosa es roja, es blanca, es rosa.
¿Son sus hermanas todas amarillas
o blancas?
¿Rosadas, color vino?

Lo verdadero no es un callo
de este aparador,
ni lo falso una grieta
de su espalda de encino.

Rosa, no es prenda tuya
la verdad
de tu amarillo o de tu rojo.
No es un pétalo más esa rojez
que es sólo sangre de tu realidad
y trampa y muerte
del ojo que te observa
con sus tintas.

No, rosa,
no eres verdad como rosa
de tal o cual textura,
no se empatan las voces, al cantar,
del crecer y el vivir.
En innúmeras vidas
te deshojas al tiempo en que maduras,
palideces o alientas,

Rosa, no puedes
coincidir con tu rosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario