ERNESTO FERNÁNDEZ ARRONDO






















Güines-Cuba, 1897-La Habana,1956

PREMONICIÓN

...Y sin saber que nos llegó el momento,
nos quedaremos solos... Habrá como un silencio
tan hondo, que las almas
palpitarán de miedo... Lentamente
mi mano irá a la tuya, y en mis ojos
fulgirán tus radiantes ojos negros...
Cruzarán los instantes, por milagro... En el cielo
se fugará una estrella, dejando en su partida
una rúbrica audaz... y el azulejo,
pobre pájaro mudo que no supo de trinos,
gorjeará mil arpegios...
...Después, en el misterio de la noche feliz,
con suavidad de arrullo, dirás trémula: -Sí...

No hay comentarios:

Publicar un comentario