CARLOS ENRIQUE UNGO






















El Salvador, 1963

Y QUE VENGA LA NOCHE…

Regálame la risa de tus ojos
la tenue luz de tu sonrisa
el milagro de tu nombre
en mi boca.
Regálame la humedad de tus besos
el tibio manto de tu abrazo
el mar embravecido de tu cuerpo
junto al mío.
Regálame el amanecer de tus pasiones
el espejo frágil de tus lluvias
tu inocencia hecha mujer
con mis caricias.
Regálame tu amor
amor
y que venga la noche…

HE DE VOLVER A TI

He de volver a ti sin más demora,
a recorrer de nuevo tus caminos
y ver amanecer allá a lo lejos
los sueños que tuvimos cuando niños.
He de volver a ti como la noche
comparte con los hombres sus secretos
y derramar mi amor en una lágrima
sencilla, limpia y pura, sin pretextos.
Solamente así amor,
solamente así,
podré recuperar todo este tiempo.
Solamente así amor,
solamente así,
podré volver a ti como yo quiero.
He de volver a ti como la risa
que florece en el rostro de mi pueblo
y descubrir de nuevo sus paisajes
ocultos entre mis temores y mis miedos.
He de volver a ti con mucha fuerza,
volver a sentirte plena, toda, entera
y nacer de ti con nueva vida
como nace la flor en primavera.
Solamente así amor,
solamente así,
podré recuperar todo este tiempo.
Solamente así amor,
solamente así,
podré volver a ti como yo quiero.
He de volver a ti sin más demora
a recorrer de nuevo tus caminos
y ver amanecer allá a lo lejos
los sueños que tuvimos cuando niños.
He de volver a ti sin más pretextos
y compartir tus luchas y alegrías.
He de volver a ti, ¡Oh Patria Mía!
He de volver a ti porque te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario