PIERRE REVERDY


Narbona-Francia, 1889/Solesmes, 1960

SIEMPRE ALLÍ

Necesito no verme más y olvidarme
De hablar a gente que no conozco
De gritar sin ser oído
Para nada muy solo
Conozco a todo el mundo y cada uno de vuestros pasos
Quisiera contar y nadie me escucha
Las cabezas y los ojos se partan de mí
Hacia la noche
Mi cabeza es un globo lleno y pesado
Que rueda sobre la tierra con un poco de ruido

Lejos
Nada detrás de mí y nada delante
En el vacío donde desciendo
Algunas fuertes corrientes de aire
Van a mi alrededor
Crueles y frías
Son puertas mal cerradas
Sobre recuerdos no olvidados todavía
El mundo se ha detenido como un reloj
La gente está suspendida por la eternidad
Un aviador desciende por un hilo como una araña
Todo el mundo danza aligerado
Entre cielo y tierra
Pero un rayo de luz ha venido
Desde la lámpara que olvidaste apagar
Sobre el rellano
Ah esto no ha terminado
El olvido no está completo
Y necesito todavía aprender a conocerme

No hay comentarios:

Publicar un comentario