RICHARD ALDINGTON


Portsmouth, Hampshire-Inglaterra, 1892-1962

SOLILOQUIO

 Yo estaba equivocado, bastante equivocado; 
Los cadáveres no siempre son carroña.
Tras el avance,
Mientras atravesábamos las destrozadas trincheras
Que había abandonado el enemigo,
Encontramos, yaciente sobre la posición de fuego,
Un soldado inglés muerto,
Ensangrentada su vendada cabeza
Con su rígida mano izquierda acariciando la tierra
De una hermosura indescriptible,
De colores más delicados que en un sublime Goya,
Y más austero y encantador en su reposo
Que la mano de Angelo jamás hubiera podido tallar en piedra.


...............................................//..............................................


Como una góndola de verdes frutos perfumados
Deslizándose por los canales venecianos,
Tú, la exquisita,
Has entrado en mi ciudad desolada.

II

El humo azul brota
Como arremolinadas nubes de pájaros que desaparecen.
Así también mi amor brota hacia ti,
Desaparece y es renovado.

III

Una luna de amarillo sonrosado en un pálido firmamento
Cuando el crepúsculo es tenue bermellón
Sobre la bruma entre las ramas de los árboles
Eres para mí.

(Edward Godfree) Richard Aldington,  no completó su educación en la universidad debido problemas económicos a causa de la muerte de su padre. Dedicado a la literatura, amigo de Ford Madox Hueffer, Harold Monro, W.B. Yeats, y Ezra Pound quien, a su vez, le presentó a Hilda Doolittle que marcaría su vida. La guerra le sorprendió con 26 años ya casado -con Hilda Dootittle-. En 1916 se alistó en el ejército y estuvo en Dorsetshire hasta diciembre del mismo año cuando fue enviado a Francia. Estuvo dos años y medios en activo que le dejó también una profunda impresión como los demuestran su novela “Death of a hero” descrita por Norman Gates como “one of the best novels about World War I and a savage satire of the society that RA felt was responsible for it” o el libro de poesía ” Images of War”

No hay comentarios:

Publicar un comentario