MARIO DE SÁ-CARNEIRO


Lisboa-Portugal, 1890 — París, 1916


ESTATUA FALSA

De oropeles mis ojos sólo se doran,
Esfinge soy sin misterio en el poniente.
La tristeza de las cosas que no fueron
Descendió en mi alma veladamente.

En mi dolor se quiebran espadas de ansia,
Gajos de luz en tiniebla se mezclan.
Las sombras que dimano no perduran,
Como Ayer, para mí, el Hoy es distancia.

Ya no me estremezco frente al secreto;
Nada me quema ya, nada me aterra:
Pasa la vida por mí en guerra,
¡Y ni siquiera un escalofrío de miedo!

Estrella ebria que perdió los cielos soy, 
Loca sirena que abandonó el mar;
Templo sin dios pronto a derruirse,
Falsa estatua erguida aún hacia el aire.

Traducción Ángel Gómez Espada

MANUCURE
(fragmento)

En la sensación de estar puliendo mis uñas, 
Súbita sensación inexplicable de ternura, 
Todo está incluido en mi - piadosamente. 
Mientras tanto estoy aquí solo en el café: 
De mañana, como siempre, en bostezos amarillos. 
De vuelta, las mesas apenas - ingratas 
Y duras, esquinadas en su desgracia 
Bocal, cuadrangular y libre pensadora... 
Afuera; día de Mayo en luz 
El sol - día brutal, provinciano y democrático 
Que mis ojos delicados, refinados, erguidos y citadinos 
No pueden tolerar - y apenas forzados 
Soportan las náuseas. Toda mi sensibilidad 
Se ofende con este día que tendrá rapsodas 
Entre los amigos con quienes transito a veces - 
Morenos, naturales, de bigotes generosos - 
Que escriben, pero tienen partido político 
Y asisten a congresos republicanos, 
Van a las mujeres, gustan de vino tinto, 
De puerros o de sardinas fritas... 
Y yo siempre con la sensación de pulir mis uñas 
Y de pintarlas con un barniz parisiense, 
Me voy enterneciendo más y más 
Hasta llorar por mi mismo... 
Mil colores en el Aire, mil vibraciones palpitantes, 
Brumosos planos torcidos, 
Abatiendo flechas, volúmenes listos, discos flexibles, 
Llegan tenuamente a perfilarme 
Toda la ternura que pudiera haber sentido, 
Todos los escenarios a los que fui penetrando... 
Es como, poco a poco, se me encauza 
La obsesión débil de una sonrisa 
Que espejos vagos reflejaron... 
Leve inflexión a torturar... 
Fino escalofrio cristalizado... 
Dislocamiento inalcanzable... 
Véloz chispa atmosférica... 

Y todo, todo así me ha conducido en el espacio 
Por innumerables intersecciones de planos 
Múltiples, libres, resbaladizos. 

Es allí, en el gran Espejo de fantasmas 
Donde ondula y borbotea todo mi pasado, 
Se desmorona mi presente, 
Y mi futuro ya es polvo... 

ÁPICE

EI rayo de sol de la tarde
Que una ventana perdida
Reflejó
En un instante indiferente –
Arde.
Como un recuerdo disipado,
En mi memoria de hoy
Súbitamente ...

Su efímero temblor
Zigzaguea, ondula, huye,
Por mi retentiva ...
—¡Y no poder adivinar
Por qué misterio se me evoca
Esta idea fugitiva,
Tan débil que mal me toca!...

—Ah, no sé por qué, mas ciertamente
Aquel rayo cadente
Alguna cosa fue en mi suerte
Que su proyección atravesó ...

Tanto secreto en el destino de una vida ...

Es como la idea de Norte,
Preconcebida,
Que siempre me acompañó ...

ÚLTIMO SONETO

¡Qué rosas fugitivas fuiste allí!
Te requerían los tapetes, y viniste ...
—Si me duele hoy el bien que me hiciste,
Es justo, porque mucho te debí.

¡En qué seda de halagos me envolví
Cuando entraste, las tardes que apareciste!
Como fui de percal cuando me diste
Tu boca a besar, que remordí...

Pensé que fuese el mío tu cansancio ­
Que entre nosotros seria un largo abrazo
El tedio que, tan esbelta, te curvaba ...

Y escapaste ... ¿Qué importa? ¿Si dejaste
El recuerdo violeta que animaste
Donde se une el Colar a mi añoranza? …

AQUEL OTRO

El disfrazado incierto, e! mentiroso
Al fin, que en la vida pasó incógnito;
El Rey-luna postizo, e!l falso atónito;
Bien al fondo e! cobarde riguroso ...

En vez de Paje bobo presuntuoso ...
Su Alma de nieve asco de un vómito ...
Su ánimo cantado como indómito
Un lacayo invertido y presuroso ...

El sin nervios ni Ansia, el indolente .
(Su corazón tal vez movido a cuerda )
A pesar de sus gritos al Ideal.

El corrido, el mal genio, el desleal,
El fofo alardeando Imperio astral,
El mago sin poder, la Esfinge Gorda ...

FIN

¡Cuando me muera golpeen latas,
Rompan en saltos y en piruetas,
Den latigazos en el aire,
Llamen payasos y acróbatas!

Que mi cajón vaya en un burro
Enjaezado a la andaluza ...
¡A un muerto nada se recusa
Y yo quiero por fuerza ir de burro!


(Traducciones de Rodolfo Alonso)

No hay comentarios:

Publicar un comentario