JORGE HERMIDA


Soldado argentino muerto en la Guerra de las Malvinas

HÉROES SIN NOMBRE

Sangre en las manos,
Hielo enlos pies.
Sudor en mi cara,
Temblor en mi alma.
Puños cerrados, nervios crispados,
Sueños que se desvanecen
Como vapor en el aire.
Ilusiones que se hunden, como mis pies
En la turba de M alvinas.
Solo vos, mi “cumpa”,
Unicamente vos, mi hermano,
Entendés y sufrís como yo,
Puedo contarte mis miserias
Mi temor a no volver,
Hablarte de mis amores...
De pronto... un silbido...
Un estruendo... un resplandor...
Tu cuerpo cae sobre el mío.
Sin pensar, atino a tomarte del cuello
Tratando de sellar con mis manos
El torrente de vida que se escapa
De tu cuerpo.
Me rebelo, me enfurezco,
Grito y corro con tu cuerpo inerte
En mis brazos desafiando a la muerte...
Hoy te sigo llevando en mi memoria,
Como a aquellos que quedaron con vos,
Al igual que mis ilusiones... hundidas
En el barro de la isla.
Pero te prometo, mi “cumpa”, mi  hermano...
Volver para gritar, desde allí, frente a la Historia,
Para que todos grabemos en nuestra memoria,
¡Que mi vida y tu muerte no fueron en vano!

Jorge Hermida, 23/03/09

JORGE HERMIAGA

Soldados argentinos de la Guerra de las Malvinas

MALVINA Y SOLEDAD... TE ESTOY CUIDANDO

Dejé mi deber y mi tristeza
Guardados en un rinconcito
Allá en el sur.
Hay una delgada soledad
en ese amanecer de acero
antes que llueva.
Inquieta melancolía
Calcina mi alma.
Tierno resplandor marino
Tus lágrimas cobijan elsuelo
De los perros rabiosos.
El silencio no deja escuchar
El ruido de los muertos.
Memoria guardada
Con los compañeros
En el cementerio,
Metida entre las zanjas.
Nubes llenas de agujeros
Se desgranan como cuentas
De un rosario.
Se escucha el eco de la sinrazón
Algo se escarcha en la mirada,
El pasto blanco se llena
De bichitos colorados.
No quiero morir otra vez,
Si llego al cielo tengo miedo
De caerme...
Y  sigo jugando
Con los soldaditos de plomo
Arriba de la mesa.

Jorge Hermiaga
http://www.malvinense.com.ar/Pyc.htm

DOMÉNICO BOVA

De Argentina
Soldados argentinos de la Guerra de las Malvinas

VETERANO DE MALVINAS

 Tu rostro sigue marcado

A través de tantos años

Tu tristeza no se borra

Tu valentía no se olvida.

Muchacho joven aún

de niño fuiste soldado

Supiste de la guerra

Sin haberla deseado.

Las vivencias te dejaron

Aquellos gritos ahogados,

Tu patriotismo no se mella

Aunque fuiste derrotado.

Tu grito de libertad

En las islas usurpadas

Se agiganta y da un abrazo

A todos como a un hermano.
Soldado que las quisiste defender,

Tus camaradas allí quedaron,

Desde el cielo hoy los cubre

Un manto celeste y blanco.

Con emoción te agradecemos

Soldado de las Malvinas

Siempre en ti y en nosotros viven

Nuestras islas argentinas.


http://www.malvinense.com.ar/Pyc.htm#3

JOHN MACCRAE (1a.GUERRA MUNDIAL)


POEMA DE LA MEMORIA


En los campos de Flandes

Se mecen las amapolas

Entre hileras de cruces

Que señalan nuestra tumba.

 

Las alondras cantan desafiantes pese a todo;

Vuelan oyendo apenas el fragor de los cañones.


Somos los muertos.

 

Hace pocos días vivíamos,

Sentíamos el amanecer,

Veíamos el brillo del crepúsculo,

Amábamos y éramos amados...

 

Ahora yacemos enlos campos de Flandes.


Resume nuestra lucha con el enemigo.

De nuestras manos inertes

Te lanzamos la antorcha;

Es tu tarea mantenerla bien alta.

 

Si faltas a la palabra

Que nos diste a los muertos,

Nunca descansaremos,

Aunque florezcan las amapolas

En los campos de Flandes.

 

John MacCrae (primavera de 1915)


John MacCrae (1872-1918), autor y médico canadiense, fue enviado al frente como cirujano de campo durante la primera guerra mundial. Escribió este poema tras la batalla de Yprés, donde resultó muerto un amigo suyo. Con el tiempo, En los campos de Flandes llegaría a ser la obra más popular de la 1ª guerra mundial en países de habla ingvlesa, y convertiría a la amapola, una flor que se multiplica entre la tierra removida de los cementerios, en un símbolo de paz. Al iniciarse la guerra, John Maccrae (1872-1918) tenía ya un largo recorrido como médico en Canadá y como soldado por haber participado en la segunda guerra de los Boers. Durante la guerra mundial participó en la segunda batalla de Ypres en 1915 y dirigió el Hospital canadiense en el frente francés. A diferencia de otros la Galería Nacional de Retratos no guarda retrato alguno. La foto que data del inicio de la guerra refleja una mirada inteligente y entrañable. Según nos dicen Alan Judd y David Crane tras dos años de guerra estaba prematuramente envejecido hasta el punto de que una antigua amiga que le encontró en el frente no le reconoció. La vejez, la mirada cansina no suele ser bella y quizá decidió no dejar rastro de su juventud perdida. Sus biografías en internet son abundantes y en todas ellas hablan de su importante labor como médico antes y durante la guerra. Hay, no obstante, un dato irrelevante en la biografía que llama la atención. Con motivo de la batalla de Ypres se reseña que su regimiento se enfrentó con uno de los primeros ataques de los alemanes con gas, en el que, al parecer aquellos soldados resistieron durante dieciséis días. No durante catorce ni veintidós. Sino que nos dicen que fueron dieciséis. Sin duda una hazaña que con el tiempo más parece un dato sobre una competición o sobre algún extraño record. Tras los dieciséis días aguantando, los alemanes tomaron la posición y luego los aliados y así sucesivamente. Hoy es un campo de amapolas en la campiña francesa llena de viñedos. Aparentemente no hay ni rastro de sus días y noches resistiendo frente a la potente arma del enemigo. Entre barro y frío todos pensaban en alargar un día más, “un día más sin pasar”, pensarían de forma insistente, sí dieciséis días no catorce ni diez. Murieron unos y otros contaron la hazaña; luego desmontaron el escenario y dejaron alguna señal para recordar que también ese campo de amapolas es algo distinto de lo que se ve. De Mcrae se incluye el poema In Flander’s Fields’ en el que las amapolas son la parte más importante de este homenaje a los caídos. Frente a otros poemas que dialogan con la muerte, o con su sin sentido, en estas líneas el referente es claramente el soldado desconocido. Me ha sorprendido que fuera tan conocido su poema -que escribió como homenaje a un amigo Alexis Helmer, muerto en el frente-;  quizás me sorprendió que un médico poeta amateur fuera el autor de uno de los poemas más populares durante la guerra. 
http://antoniatoscanolopez.blogspot.com/2011/07/poema-de-la-memoria-john-mccrae.html

 

EWART ALAN MACKINTOSH (1a GUERRA MUNDIAL)


Brighton-Suxxex (Inglaterra), 1893-Muerto en acción- Batalla de Cambrai, 1917

SOLDADO

Al Soldado raso D. Sutherland, muerto en combate en una trinchera alemana el 16 de mayo de 1916, y a los otros que murieron

Así que tú eras el padre de David, 
y él era tu único hijo,
y el musgo de la turbera recién cortado se pudre
y el trabajo ha quedado sin hacer,
porque hay un hombre viejo que llora,
sólo un anciano con su dolor,
por David, su hijo David,
que no regresará. 

Oh, las cartas que te escribió,
–y puedo verlas aún–:
ni una palabra sobre la guerra
pero sí sobre las ovejas en la colina
y sobre cómo deberías recoger la cosecha
antes de que el año se vuelva más tormentoso,
y los bosches tienen ahora su cuerpo,
y yo era su oficial. 

Tú eras sólo el padre de David,
pero yo tenía cincuenta hijos
cuando salimos al atardecer
bajo el arco de los cañones,
y regresamos al crepúsculo
–¡oh, Dios! Los oí llamar
pidiéndome ayuda y una misericordia
que no podría ayudarlos–.

Oh, nunca os podré olvidar,
mis hombres, que confiasteis en mí,
más mis hijos que de vuestros padres,
pues ellos sólo podían ver 
a los indefensos pequeños bebés
y a los hombres jóvenes en su orgullo. 
Ellos no podían veros morir,
y sosteneros mientras moríais. 

Felices y jóvenes y aguerridos,
vieron a sus primogénitos partir,
pero no los fuertes brazos partirse
y los bellos hombres traídos abajo,
los lastimosos cuerpos retorcerse,
gritaban “No me deje, señor”,
pues ellos eran sólo vuestros padres,
pero yo era vuestro oficial. 
E. A. Mackintosh

Traducción de Borja Aguiló y Ben Clark
Tengo una cita con la Muerte (Poetas muertos en la Gran Guerra) Ediciones Linteo 2011
http://www.delversoyloadverso.com/2011/09/in-memoriam-de-e-mackintosh.html



El teniente Alan Ewart Mackintosh fue un poeta y oficial de la guerra en la Seaforth Highlanders de diciembre de 1914. Mackintosh fue asesinado, durante la observación de la segunda jornada de la segunda batalla de Cambrai, el 21 de noviembre de 1917. Se ha dicho que su mejor poesía ha sido comparable a la de Rupert Brooke. Por dos veces el oficial Ewart Alan Mackintosh  tuvo la oportunidad de evitar el frente pero por dos veces su firme deseo de participar en aquella guerra fue superior al destino. La primera, al iniciarse la guerra y ver rechazada su solicitud de alistarse en Agosto del 14 por corto de vista, lo que no le impidió reintentarlo nuevamente y esta vez con éxito meses más tarde, incorporándose al 5th (The Sutherland and Caithness Highland) Batallón, Seaforth Highlanders La segunda oportunidad de evitar el frente fue fue con motivo de su hospitalización durante 8 meses cerca de Cambrige en Agosto de 1915 por las heridas sufridas en High Wood en la Somme, donde tras recuperarse de las heridas le ofrecieron un puesto de instructor en Cambridge que rechazó para volver al frente. Mackintosh responde fielmente al perfil de poeta de guerra, murió a los 23 años habiendo publicado su poemario A Highland Regiment and Other Poems 1917-, perteneciente a una generación de oficiales ingleses formados en Oxford o Cambridge que supieron compaginar letras y armas, valentía por el día y silenciosa rebeldía por la noche y siempre preocupados por los soldados que de ellos dependieron. Dos de sus acciones militares fueron decisivas en su vida. Una, en la Batalla de Arras, en la llevó a cabo una incursión militar un 16 de mayo de 1916 por la que recibió la Military Cross. Y en la segunda donde encontró su propia muerte en el año 1917. En la tarde de aquel 16 de Mayo de 1916 Mackintosh y el segundo teniente Mackay llevaron a cabo como oficiales una incursión sobre las trincheras alemanas en el noroeste de Arras. Fue un éxito de acción pero al final de la noche había dieciséis bajas de las cuales 14 eran heridos y 2 muertos. En la entrada del Diario de Guerra del Batallón de aquel 16 de Mayo se lee lo siguiente: 
“Bn [battalion] employed in working parties. In the evening at 8.10pm after an artillery preparation 2 raiding parties under Lts Mackintosh and 2 Lt Mackay entered German lines on both sides of Salient at pt 127. 7 Germans were killed by being either shot or bayonetted and 5 dug-outs full of Germans were bombed. Also 1 dugout was blown up by RE [Royal Engineers]. All our party returned except one man who was left dead in German lines. It is estimated that German casualties must have been between 60 and 70. Our casualties were 2 Lt Mackay slightly wounded, 2 men killed and 14 wounded. Two of the wounded have since died.” (1) Por esta acción recibió la MIlitary Cross el 24 Junio de 1916 pero no solo por el éxito de la incursión sino sobre todo por su coraje al recoger a los heridos bajo el fuego alemán . Así lo relataba en the London Gazette 2nd Lt. (temp. Lt.) Ewart Alan Mackintosh, l/5th Bn., Sea. Highrs., T.F. For conspicuous gallantry. He organised and led a successful raid on the enemy’s trenches with great skill and courage. Several of the enemy were disposed of and a strong point destroyed. He also brought back two wounded men under heavy fire.
 Uno de los dos hombres muertos en la incursión fue David Sutherland, de 19 años como consecuencia de las heridas y a quien tuvo que abandonar en el regreso al campamento. Su cuerpo perdido en el campo del enemigo le inspiró el poema aquí traducido ‘In Memoriam’. Sutherland, es ‘David’ en el poema, (como por cierto era el nombre de su regimiento) y la referencia del diario del Batallón a “the man left dead in the German lines” puede ser la referencia de “And the Bosches have got his body” del poema. Y el origen rural y analfabeto de David Sutherland (Achreamie in Caithness, una región rural al norte) queda reflejado en el tipo de carta que en el poema pudiera escribir a sus padres “Not a word of the fighting, Just the sheep on the hill”. Poco más de un año después Ewart moría en la Batalla de Cambrai, el 21 de Noviembre de 1917, mientras observaba la acción cerca del pueblo de Cantaing y lo enterraron en el Orival Wood Cementerio cerca de Flesquières en el Norte de Francia. También de esta muerte quedó constancia en el relato improvisado de uno de los soldados sobrevivientes que contó muchos años después a un nieto -llamado Kenny- cómo fue aquella incursión de observación del enemigo y cómo la actitud protectora de su oficial –quizás en exceso- hacia los soldados le ocasionó la muerte. Cuenta Kenni que su abuelo le había contado: “This group continued to come under heavy fire from the German positions. MacKintosh turned to my grandfather and the gunner and told them to keep their heads down. MacKintosh then lifted his head above the parapet to look for targets and was immediately shot – the bullet entering just above his mouth and exiting at the back of his head. He died instantly.” En los Jardines de Princes Street,en Edimburgo, en el monumento en Memoria de los soldados escoceses que participaron en la guerra, bajo la estatua de aquel soldado que mira al frente y que tan expresivamente se llama The Call, aparecen escritos los versos “If it be life that waits I shall live forever unconquered; if death I shall die at last strong in my pride and free.” de su poema A Creed. red;"

ISAAC ROSENBERG (POETA DE LA 1RA.GUERRA MUNDIAL)

Inglaterra, 1890 – Muerto en acción, Batalla de Somme, 1918


Traducción Ignacio Pemán
http://anglopoesia.wordpress.com/

AMANECER EN LAS TRINCHERAS

Las tinieblas se derrumban a lo lejos.
Como siempre el Tiempo es el mismo viejo druida
Solo una cosa viva dando brincos en mi mano:
una extraña rata sardónica
al arrancar amapolas de los parapetos
para prenderlas detrás de mi oreja
Rata festiva, ellos te dispararan si se enteran
De tus simpatías cosmopolitas.
Ahora tocaste estas manos inglesas
Pronto sin lugar a dudas harás lo mismo a un alemán
Pues te es placentero atravesar el durmiente verde en medio
del cual parece burlarse tu imprudencia a medida que pasa.
Mirada firme, refinados miembros; arrogante atleta
Qué pequeña oportunidad para tu vida
Ligada a los caprichos del asesinato,
Engendrado en los intestinos de la tierra de
Los rasgados campos de Francia.
¿Qué es lo que ves en nuestros ojos,
En el chillido del hierro y la llama
Lanzada a través de los cielos?
¿Qué vibración - qué corazón horrorizado?
Amapolas cuyas raíces están en las venas del hombre
Goteando y aun gotearán;
Pero la mía esta ilesa en mi oreja-
Casi un poco blanca entre el polvo.

Versión de Raúl Racedo
Isaac Rosenberg  fue un poeta Inglés de la Primera Guerra Mundial que fue considerado como uno de los más grandes de todos los poetas de guerra ingleses. Sus "Poemas desde las trincheras" son reconocidos como algunos de los más destacados por escrito durante la Primera Guerra Mundial.

Isaac Rosenberg, hijo de Barnet y Annie Rosenberg, que había huido Devinsk en Lituania para escapar de pogromos contra los judíos. En 1897, la familia se trasladó a la calle 47 del cable en un barrio pobre del East End de Londres,  con una fuerte comunidad judía. Asistió a la Escuela de St. Paul en la esquina de la Plaza Wellclose, hasta que su familia (de origen ruso) se trasladó a Stepney en 1900, para que pudiera experimentar la educación judía. Dejó la escuela a la edad de catorce años y se convirtió en aprendiz de un grabador. 
Él estaba interesado en la poesía y el arte visual, y logró encontrar los medios financieros para asistir a la Slade School. Durante su tiempo en la Slade School, en especial Rosenberg estudió junto a David Bomberg, Mark Gertler, Stanley Spencer, Nash Pablo, Edward Wadsworth y Dora Carrington. Fue llevado por Laurence Binyon y el pantano de Edward, y comenzó a escribir poesía en serio, pero sufrió de mala salud.
Temeroso de que la bronquitis crónica empeore, Rosenberg esperaba para tratar de curarse por emigrar a un clima más cálido de Sudáfrica, donde su hermana Mina vivió.  
Escribió el poema al recibir la noticia de la guerra en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.Mientras que otros escribieron sobre la guerra como sacrificio patriótico, Rosenberg fue crítico de la guerra desde su comienzo. Sin embargo, la necesidad de empleo a fin de ayudar a su madre, Rosenberg volvió a Inglaterra en octubre de 1915 y se alistó en el ejército. Fue asignado al Regimiento 12 de Folk de Suffolk, un batallón 'gallo'  Después de rechazar una oferta para convertirse en un cabo de la lanza, soldado Rosenberg fue trasladado al Batallón 11, el propietario de Lancaster del Rey Real . Regimiento (KORL) fue enviado a la Somme en el frente occidental en Francia, donde, después de haber terminado de patrulla de la noche, fue asesinado en la madrugada del 01 de abril 1918; hay una disputa acerca de si su muerte se produjo a manos de un francotirador o en combate cuerpo a cuerpo. En cualquier caso, Fampoux es el nombre de la ciudad donde murió. Él fue enterrado en una fosa común, pero en 1926, sus restos fueron identificados y enterrados, y no en Inglaterra, pero en el camino de Bailleul Este cementerio, Parcela V, Saint-Laurent-Blangy, Pas de Calais, Francia.
En La Gran Guerra y la memoria moderna, el estudio histórico Paul Fussell de la literatura de la Primera Guerra Mundial, Fussell identifica vacaciones de Rosenberg del día en las trincheras como "el más grande poema de la guerra." 
A Issac Rosenberg 1890-1918, -estudiante de arte, pintor y poeta, judío de ascendencia rusa-, le sorprendió la guerra de viaje en Sudáfrica, desde donde escribió On Receiving News of the War, en el que expresó ya desde el inicio una actitud muy crítica con la guerra. De poca salud, se alistó en un regimiento especial para cortos de estatura, yposteriormente en The King’s Own Royal Lancaster Regiment con el que participó en el frente de Francia. Murió al final de la guerra en un 1 de Abril de 1918 aunque su cuerpo nunca se recuperó. Con una nariz demasiado larga, con una mirada un poco desafiante, inteligente, bajo de estatura según dicen, con un físico perfectamente judío según otros. Rosenberg con su poema Los Inmortales, describe una guerra que como buen judío desde el principio detestó, expresa su v ivencia como una pesadilla, ninguna cara del eenemigo le resulta ajena, todas aquellas vidas cortadas de cuajo conforman su particular teatro presidido por el horror y la culpa. Ignacio Pemán Gavín


WILLIAM NOEL HODGSON - 1a GUERRA MUNDIAL


Durham-Inglaterra, 1893-Muerto en acción- Mametz-Alemania,1916


INGLATERRA A SUS HIJOS

Hijos míos, os siento temblar
En la llamada de la trompeta de guerra.
Ceñid pues, os doy libremente,
Como antes di a vuestros padres,
Todos los hijos más nobles que llevé en amor y angustia.

Libres para servir, sabios en la justicia.
Sin temer al aliento del deshonor;
La pérdida de fallo, el dolor de la muerte
Fuerte en la fe que ve el obstáculo y la esperanza del triunfo.
Id, y que el Dios de las batallas
Os mantenga con buena guía:
Y si la sabiduría da
En sus ueño de amor
Acepto sin nada pedir, y voy a tener poco espacio para llorar.



William Noel Hodgson
Escrito dos días antes de su muerte, el 1 de julio de 1916

Traducción de Borja Aguiló y Ben Clark, incluido en “Tengo una cita conla Muerte (Poetas muertos en la Gran Guerra) Ediciones Linteo 2011.


William Noel Hodgson fue un poeta británico y un soldado nacido en Durham en 1893. El era amigo y compañero en la Universidad de Oxford de Nowell Oxland. Cursó estudios de latín y griego, y en el estallido de la Primera Guerra Mundial, fue enviado de formación a Inglaterra antes de ir a francia, donde se libró la batalla de Somme y murió.  Sirviendo con el Batallón del Regimiento de Devonshire noveno, el teniente Hodgson estaba en el campo de batalla Somme en junio de 1916 la preparación de la batalla del Somme. La fecha prevista para el inicio de la batalla iba a ser originalmente agosto de 1916, pero que había sido adelantado a el 29 de junio de 1916. Debido al mal tiempo en la semana de la construcción hasta la batalla se pospuso la fecha del ataque a las 11.00 horas el 28 de junio y se trasladó por dos días en la mañana del 1 de julio de 1916.Se cree que Noel Hodgson escribió el poema "Antes de la acción" el 29 de junio.En las primeras horas de la mañana del sábado 01 de julio 1916 William Noel Hodgson estaba en posición con sus compañeros, esperando ansiosamente la hora cero a las 07.30 horas. Debido a los graves daños del fuego de la artillería alemana de la zanja de Front Line británica no era apto para el batallón de montar en los alimentos listos para el ataque, por lo que los hombres eran unos 250 metros detrás de la trinchera de Front Line británico. A la hora cero de los hombres de Devons 9 º avanzado de su posición detrás de la trinchera, Front Line, con el Regimiento Batallón Fronterizo segunda a su izquierda y el 2ndBattalion los montañeses de Gordon en su derecho.Los Devons 9no tenía unos 400 metros de la de nadie Tierra a cruzar en el valle de Carnoy antes de que pudieran tratar de entrar en la línea del frente alemán al sur de la aldea de Mametz. Tan pronto como los primeros hombres de las Devons llegado de nadie tierra que fueron expuestos al fuego de las ametralladoras alemanas. Muchos fueron abatidos en la tierra de nadie y el batallón sufrió numerosas bajas. Hodgson fue el teniente Oficial bombardeo en el ataque. Él era responsable de mantener a los hombres provistos con granadas durante el ataque, lo que sería especialmente importante si se metieron en las posiciones alemanas. Dentro de una hora del ataque, se dice que Lieutanant Hodgson fue asesinado. Fue a los 23 años. Nunca volvería a ver una puesta de sol. A pesar de las fuertes bajas perdidas por el batallón de los Devons había progresado con su ataque y el pueblo ocupado por los alemanes de Mametz fue capturado por los británicos 7 ª División. Todos menos uno de los oficiales de las Devons 9 º fueron muertos o heridos. La posición del frente de línea británica tenía, por lo tanto, con éxito avanzar a una nueva posición al final del día. Esa noche, el teniente del cuerpo de Hodgson fue recuperado y devuelto a la posición de Front Line británica, junto con más de 160 de sus compañeros. Fueron enterrados en las proximidades de una madera que se llama Mansell Copse que estaba en la posición frontal zanja británica línea al comienzo del día.La ceremonia se celebró en el lugar de enterramiento, el 4 de julio. Una cruz de madera fue colocado en su momento por los supervivientes de los batallones de 9 º y 8 º del Regimiento de Devonshire. Tallado en la cruz estaban las palabras: "Los Devonshires celebrada esta trinchera, los Devonshires mantenerla quieta." Las tumbas se quedaron en esta posición cuando los cementerios fueron reconstruidos después de la guerra. 163 tumbas se encuentran ahora en el cementerio que se llama "el cementerio de Devonshire". Todas menos una de las víctimas son hombres del regimiento de Devonshire. El teniente Noel Hodgson está enterrado en tumba A. Referencia

JOHN GILLESPIE MAGEE JR (2a GUERRA MUNDIAL)


Shangai-China,1922-Lincolnshire,1941

ALUN LEWIS - 2a GUERRA MUNDIAL


Cwamaman-Nueva Gales del Sur-Inglaterra, 1915-Birmania, 1944

EL CENTINELA

He empezado a morirme.

Por fin he descubierto
que no hay escapatoria
de la Noche. Ni sueño alguno
ni entrecortadas imágenes de durmientes
alcanzan mis ojos de murciélago. Cuelgo,
estéril cuero, del oculto tejado
de la Noche, y observo,
desvelado, la región del Sueño.
He dejado
los bonitos cuerpos del chico y la chica
estrecha y plácidamente abrazados;
y he dejado
los hermosos senderos del sueño
que los amantes descalzos siguen hasta
la última orilla que mi mente guarda.
He empezado a morirme
y el implacable silencio de los cañones
es mi negro intermedio, mi juventud y mi madurez,
en la flor de la furia la plegada amapola,
la Noche.

("The Sentry" se halla incluido en Selected Poems de Alun Lewis, Londres, 1981. Traducción: J. O.)


Alun Lewis  fue un poeta de la escuela anglo-galesa, y es considerado por muchos como el mejor poeta de Gran Bretaña de la Segunda Guerra Mundial. Se unió al ejército en 1940, a pesar de que era un pacifista. En 1942 fue enviado a la India con los ribereños del sur de Gales.
El murió en Birmania, en el curso de la campaña de la Segunda Guerra Mundial contra los japoneses. Se lo encontró con un disparo en la cabeza, después de afeitarse y lavase, cerca de las letrinas de los oficiales, con su revólver en la mano. El murió a causa de la herida seis horas más tarde. A pesar de la sugerencia de un suicidio, un tribunal militar posteriormente a la investigación llegó a la conclusión de que había disparado y que el disparo fue accidental.

KEITH DOUGLAS - 2a GUERRA MUNDIAL

Tunbridge Wells, Kent (Inglaterra), 1920  
Muerto en combate durante la invasión de Normandía (Francia), 1944



 SIMPLIFÍQUENME CUANDO HAYA MUERTO 

 Recuérdenme cuando haya muerto 
Y simplifíquenme cuando haya muerto. 
Como los proceso de la tierra 
Despojan del color y de la piel; 
Se llevarán el pelo castaño y los ojos azules 
Y me dejarán más simple que en la hora del nacimiento, 
Cuando sin pelos llegue aullando 
Mientras la Luna aparecía en el frío firmamento. 
Acaso de mi esqueleto, 
Ya tan despojado, un doctor dirá:
 “Era de tal tipo y de tal inteligencia”, y nada más. 
Así, cuando en un año se derrumben 
Recuerdos específicos, podrán
 Deducir, del largo dolor que soporté
 Las opiniones que sustentaba, quién fue mi enemigo 
Y lo que dejé, hasta mi apariencia 
Pero los incidentes no servirán de guía. 
El telescopio invertido del tiempo mostrará 
Un hombre diminuto de diez años 
Y por la distancia simplificado.
 A través de ese lente observen si parezco 
 Sustancia o nada: merecedor 
De renombre en el mundo o de un piadoso olvido, 
Sin dejarse arrastrar por momentáneo enojo 
O por el amor a una decisión, 
Llegando sin prisa a una opinión, 
Recuérdenme cuando haya muerto 
Y simplifíquenme cuando haya muerto. 

 EL DIFUNTO 

 Era un maldito, lo admito, 
Y siempre ebrio hasta que se quedó sin plata. 
Su pelo le colgaba por un lazo de 

 Una Corona Veneris. 
Sus ojos, mudos 
Como prisioneros en sus cavernosas hendiduras, estaban 
Fijos en actitudes de desesperación. 
Ustedes que, Dios los bendiga, jamás han caído tanto, 
Lo censuran y oran por él, que sí había caído; 
Y con sus flaquezas lamentan los versos 
Que el tipo hacía, acaso entre maldiciones, 
Acaso en el colmo de la ruina moral, 
Pero los escribía con sinceridad; 
Y al parecer sentía un dolor acrisolado 
Al cual la virtud de ustedes no puede llegar. 
Respétenlo. Para ello 
Poseía una virtud que ustedes no ven.

http://grandespoetasfamosos.blogspot.com/2009/01/keith-douglas.html#recuerden