ANGELINA GATELL





Valencia-España, 1926

HE PEDIDO MUY POCO 

He pedido muy poco:
un pedazo de tierra donde alzar mi cabaña,
un puñado de almendras y -si fuera posible-
una rama con rosas.

He pedido muy poco. Tú lo sabes.
Y me ha sido negado.
Ahora tengo tan sólo
una copa de amor que llevarme a los labios.

He pedido muy poco.
Que yo soy la criatura humildísima
de siempre...,
la que encontraste
al borde mismo de la vida,
al borde mismo del amor,
en el umbral de todo con los ojos abiertos
y el corazón alerta.

Tú sabes
que he pedido muypoco.

Ni siquiera he soñado tener entre los dedos
una nube pequeña,
ni un racimo de uva encendida...

Yo tan sólo quería
una humilde cabaña de madera olorosa,
cuatro muros calientes
donde alzar este amor que me llena hasta el borde,
donde hablar dulcemente
de la tierra y del agua,
de los trigos maduros,
donde hablar sin rencor, con ternura infinita,
donde amar - oh Dios- hasta el asombro.

Tú sabes
que he pedido muy poco.
O tal vez era mucho y no supe entenderlo.
Pero todo me ha sido negado.
Y me queda tan sólo
esta copa de amor donde bebo
mi vino diario.
Esta copa de amor, tú lo sabes,
donde bebo con ansia
unas sobras amargas.

Porque todo me ha sido negado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario