ANTONIO LAMBERTI



Uruguay, 1845-1926

LA TOCADORA DE ARPA 

I

En tí escuché el murmurio
Del sauce con las auras,
La queja de las olas
Besando las arenas de la playa;

Esa armonía incierta
Del mar dormido, encalma,
En la hora que la sombra
Con el silencio sobre el mundo avanza;

Ecos tiernos, lejanos,
Que en el espacio vagan,
Y vienen al espíritu
Con el lamento de una voz hermana;

El rumor del desierto;
La silbadora ráfaga
De los vientos que cruzan
Su llanura salvaje y desolada;

Los cantos que saludan
Al asomar el alba;
Rugidos de torrente;
El toque de oración en la montaña;

El acento, el suspiro
Del corazón que se ama,
Vibrando en el recuerdo
Los himnos de la vida en su mañana;

Del labio amante, trémulo,
La promesa jurada;
En la noche serena
El acorde gentil que al amor llama;

Allá, como un ensueño,
Onda doliente y rápida
En el torreón sombrío,
Endechas de cautiva solitaria;

La voz de la inocencia
Que á la ternura encanta;
El ruego de la madre
Por el hijo que corre á la batalla;

Del infeliz proscripto
La despedida amarga,
Dejando cuanto adora
Para morir ausente de la patria.

Tristezas y dulzuras,
Sollozos y plegarias,
En confusión sublime
Cruzaron como nubes por mi alma.

Y en mi delirio plácido,
Me pareciste un hada,
El genio de las musas
Arrullando al poeta en la desgracia.

Y un rayo de consuelo
Sentí que me inundaba, .
Como entre ruinas tristes
La suave lumbre de la luna pálida.

Y el mundo do recuerdos,
De muertas esperanzas,
Historia de la vida
Que el corazón en su sagrado guarda;

Todo se estremecía
Al sonido de tu arpa,
Y te aclamé llorando,
¡ Yo que creía no tener más lágrimas !


No hay comentarios:

Publicar un comentario