ANACLETO DUFORT Y ALVAREZ



Uruguay, 1855

EL TAMBOR DE SAN MARTIN 

Con los héroes de todo un continente,
La muerte ha hecho sacrílego botín!
Pero en lucha con ella frente á frente

Y cuerpo á cuerpo, en actitud valiente,
El anciano Tambor de San Martín!

Los lacayos se arrancan la librea.
«Termine, gritan, nuestra suerte ruin;
Sea nación independiente, sea,
La colonia infeliz!» ... Y a la pelea
También corre el Tambor de San Martin!

Escala, nuevo Aníbal, ¡as inmobles
Montañas, un brillante paladín;

Y se enardecen los campeones nobles
Al vibrante compás de los redobles
Que lanzaba el Tambor de San Martin!

Allá van los bizarros batallones! ....
Y en Maipo, en Chacabuco y en Junin
Deshacen las ibéricas legiones,
Arrollando artilleros y cañones

Al toque del Tambor de San Martin!
Cuentan que, en lo más recio de un combate,
Incendia una granada al polvorín! . . .
Firme y de pié, su fibra no se abate,
Y entre montañas de humo, el parche bate,
Impasible, el Tambor de San Martin!

Joven y hermoso, en Lima y sus afueras
Lucía su uniformé y su espadín,
Su airoso porte y bélicas maneras,
Grujiéndole las botas granaderas
Al rumboso Tambor de San Martin!

¡Qué tiempos! ¡Qué aventuras! ¡Cuantas cholas
De alma angélica y tez de serafín,
Suspiraban llorosas, mustias, solas,
Porque oyeron las dulces mentirolas
Del galante Tambor de San Martin!

Enfermo yace el invencible atleta,
Relegado de un pueblo en el confín;
Ya no hay dianas, ni toque de retreta. . . .
¡Pasó, pasó la juventud inquieta
Del ardiente Tambor de San Martin!

¡Veneración inspira! El tierno niño,
El joven, el soberbio mandarín,
Y la dulce beldad de tez de armiño,
Todos saludan con filial cariño

Al glorioso Tambor de San Martin!
Por él son hombres libres los ilotas. . . .
¡Y lleva un traje de raído brin!
Vive en un rancho, y en lugar de botas,
Miserables y rústicas ojotas

Sólo lleva el Tambor de San Martin!
¡Pan y ropas y techo al veterano
Escapado al sacrílego botín!
¡Patria de Monteagudo y dé Belgrano,
Protección, protección para el anciano
Y olvidado Tambor de San Martin!

Que se yerguen las sombras inmortales
De los bravos de Maipo y de Junin,
Y estrechan, con abrazos fraternales,
Necochea, Las Heras y Arenales,
Al ilustre Tambor de San Martin!


No hay comentarios:

Publicar un comentario